Mercados

Siefore: Comisiones,
regresa el tema

Las comisiones que cobran las Afores bajaron en 17 años desde un promedio de 15 por ciento, hasta uno de 1.20 por ciento.
Álvaro Montero
15 julio 2014 5:5
[Arturo Monroy] 5 de cada 10 mexicanos tienen cierta cultura del ahorro. 

[Arturo Monroy] 5 de cada 10 mexicanos tienen cierta cultura del ahorro.

CIUDAD DE MÉXICO.- Las comisiones que cobran las Afores bajaron en 17 años desde un promedio de 15 por ciento, hasta uno de 1.20 por ciento.

Es decir, cayeron en dicho lapso 13.8 puntos porcentuales, a razón de 0.8 puntos cada año.

De esta manera, las comisiones que cobran las Afores, igual que las que se cobran en todo el sistema financiero organizado del país, están determinadas invariablemente por las condiciones vigentes en los mercados.

Hoy día se critican las altas comisiones que cobraban las Afores al inicio del sistema de cuentas individuales, en julio de 1997, sin pensar en que eran los precios del momento; ninguna institución pública, privada, nacional e internacional hubiera cobrado comisiones sustancialmente bajas.

Lo criticable e inadmisible sería que hoy día las comisiones se mantuvieran elevadas en un contexto totalmente diferente, lo que no es así.

Desde luego, entre menos comisiones paguen los trabajadores mejor para su cuenta personal, la ecuación es inalterable: mayor tasa de rendimiento menos comisión más baja es igual a mejor pensión, con el transcurso del tiempo.

Estamos a solamente dos meses de que las Afores presenten sus propuestas de comisiones para el año siguiente al agente regulador .
Como sabemos, el umbral de 1 por ciento seguramente será de nuevo el punto de inflexión difícil de vulnerar, ya no es un secreto que las Afores están reacias a romper ese piso.

Sin embargo, también es cierto que en el mercado existen otros factores que impactan más en la expectativa de bajas pensiones.

Una de ellas es el consabido porcentaje de aportación o cuota de aportación, que lleva 17 años extremadamente bajo, sólo por mencionar el periodo de cuentas individuales.

En realidad es un porcentaje que data de la década de los años cuarenta del siglo pasado; se han modernizado muchas cosas menos esa cifra que es determinante para el futuro de millones de mexicanos.
Otro factor es el de los rendimientos, limitados en parte por el régimen de inversión, que por fortuna está en revisión.

Un punto más es el de la cobertura en el sistema; otro es el de la porosidad laboral, personas que no cuentan con estabilidad en sus trabajos, más los que se acumulen.

Las comisiones a la baja ayudan, entre menos se pague es mejor; comisiones elevadas a lo largo de los años erosionan los recursos de las cuentas individuales. Aunque sabemos que las comisiones deben bajar más, nuevamente habrá un intenso debate por el 1 por ciento, pero falta revisar otros aspectos que juntos aportan riesgos para las pensiones y las mantienen con bajo potencial de crecimiento.