Mercados

Cetes pierden la carrera frente a la inflación

Los instrumentos de deuda de corto plazo otorgan rendimientos reales negativos, lo que perjudica a sus tenedores, pero para la actividad económica son un importante apoyo.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
10 febrero 2014 12:4
[El Banxico informó que los Cetes se mantuvieron en 3.55 por ciento / Bloomberg] 

[El Banxico informó que los Cetes se mantuvieron en 3.55 por ciento / Bloomberg]

Los rendimientos de instrumentos de corto plazo son los que más han resentido de manera negativa la burbuja inflacionaria, que se está presentando con particular intensidad en el arranque del 2014.

Los denominados Certificados de la Tesorería de la Federación, mejor conocidos como Cetes, en su plazo de 28 días reportaron un rendimiento promedio de 3.14 por ciento durante el pasado enero, el más bajo en términos nominales desde que este instrumento empezó a emitirse a finales de la década de los setenta.

La caída en términos nominales se ve amplificada considerablemente si se le suma el efecto de la inflación, lo que tiene especialmente repercusiones negativas para los adquirientes de dicho instrumento.

Durante el pasado enero, el Inegi reportó que el Índice Nacional de Precios al Consumidor presentó un incremento de 0.89 por ciento, inducido básicamente por la instrumentación de algunas medidas contempladas en la reforma fiscal y por el alza en los precios de los bienes y servicios públicos.

El rendimiento anualizado de los precios al consumidor en el primer mes del año fue equivalente a 10.73 por ciento.

El alza en la inflación sobrepasó considerablemente al rendimiento promedio de los Cetes a 28 días de 3.14 por ciento reportado en el mismo periodo, de acuerdo a datos publicados por el Banco de México.

La tasa real para el Cete a 28 días fue de 6.85 por ciento negativa, muy superior a la baja de 0.65 por ciento observada en igual periodo del 2013. Con este comportamiento, se completó una racha de cinco meses con rendimiento reales negativos.

Las tasas de interés por debajo de la inflación pudieran prolongarse hasta el próximo abril. Sin embargo, es posible que se observe un punto de inflexión a partir de mayo, una vez que se pueda dar una baja coyuntural en el crecimiento de los precios al consumidor.

Del lado positivo, se encuentra el hecho de que el bajo rendimiento nominal y real de los Cetes contribuye a abaratar considerablemente el costo de financiamiento del Gobierno federal.

Los Cetes en circulación ascienden a 935 mil 440 millones de pesos, lo que representa el 18.78 por ciento del total de la deuda del gobierno vía la colocación de valores de deuda denominados en pesos.

La existencia de bajas tasas de interés tanto en términos nominales y reales también serán un importante catalizador para incentivar un mayor consumo e inducir una mayor recuperación de la actividad económica en lo general.