Mercados

Cercano, el estímulo monetario en Europa

El riesgo de una deflación en la zona euro ha aumentado, y con ello, la inminencia de alivios cuantitativos para esa región.
Álvaro Montero
Efraín H. Mariano
08 enero 2015 5:10
 [Ministro de Finanzas alemán es consultado sobre si Berlín buscaría soluciones más audaces a la crisis de deuda de la zona euro. / Reuters] 

[Ministro de Finanzas alemán es consultado sobre si Berlín buscaría soluciones más audaces a la crisis de deuda de la zona euro. / Reuters]

Según la Oficina de Estadísticas Eurostat, el índice de precios de consumo armonizado (IPCA) se ubicó en menos 0.2 por ciento en diciembre respecto a un año antes, colocándose en terreno negativo por primera ocasión desde octubre de 2009.

La caída de la inflación, junto con las señales de una economía de la zona euro estancada, deberían acelerar las intenciones del Banco Central Europeo para inyectar recursos a la brevedad, medida que se esperaba para el segundo trimestre del año.

Es la primera ocasión que la eurozona termina el año con caída de precios o con deflación. En 2009, en el año más agudo de la crisis, los precios bajaron en términos anuales durante cinco meses, pero al final concluyeron el ejercicio con una inflación de 0.9 por ciento.

Sin embargo, ahora con la caída de la inflación, Mario Draghi podría verse prácticamente obligado a acelerar nuevas medidas, como comprar deuda de los estados, lo que supone de hecho, fabricar más dinero y ponerlo en circulación, algo similar a lo que hizo la Reserva Federal de Estados Unidos.

Los alivios cuantitativos o Quantitative Easing, por sus siglas en inglés.
Algunos analistas estiman que los estímulos podrían llegar incluso a finales de la reunión de este mes, o quizás para el encuentro de marzo.