Mercados

Cambia panorama del mercado tras dato de PIB en Estados Unidos

La situación en los planes de la Reserva Federal ha cambiado y la mayor probabilidad de un alza en su tasa de referencia se trasladó hasta finales de 2017.
Esteban Rojas
Esteban Rojas | Clara Zepeda
01 agosto 2016 5:0
fed

(Bloomberg)

Los inversionistas ya no saben si creerle o no a la Reserva Federal. A dos días de que el banco central de Estados Unidos dijera que “los riesgos a corto plazo han disminuido”, la economía estadounidense mostró signos de debilidad al cierre del segundo semestre del año, lo que cambió las expectativas del mercado sobre la política monetaria en ese país.

El viernes, la primera estimación del PIB estadounidense al segundo trimestre del año mostró una reactivación del consumo, pero una debilidad en la inversión, lo que derivó en un crecimiento de 1.2 por ciento a tasa anualizada, muy por debajo del 2.5 por ciento previsto por el mercado.

Bajo este escenario, aumentó la percepción de que la Reserva Federal podría seguir en modo de espera, incluso, hasta el próximo año.

De acuerdo con las negociaciones de fondos federales en el mercado de futuros, se tiene una probabilidad de 51.9 por ciento a que ocurra un alza en el costo del dinero hasta septiembre de 2017. Para todas las juntas anteriores, la probabilidad es menor, e incluso para las tres juntas restantes de este año, está por debajo del 35 por ciento.

“El dato de la economía se está reflejando en los mercados como una expectativa de mayor retraso para que la Reserva Federal decida incrementar sus tasas de interés. El mercado no le cree a la Fed con que va a subir la tasa”, comentó a EL FINANCIERO Ernesto O’Farril, presidente de Grupo Bursamétrica.

“Dentro de los datos de la economía hay uno muy bueno que es el de consumo (…), pero también se ven otro datos que dan miedo, como la inversión. Quizá esto explica por qué la Reserva Federal no se anima a aumentar las tasas de interés.”

La posibilidad de que continúe el dinero barato es un factor puede contribuir a suavizar posibles salidas de flujos de capitales de las países emergentes, debido a los mejores diferenciales de tasas a su favor.

MAYORES INCENTIVOS

Otro de los cambios generados por la pérdida de dinamismo en el principal motor de la economía mundial se refiere a los mayores incentivos para que otras naciones amplíen sus programas de estímulos para fortalecer a sus respectivos mercados internos.

En la presente semana se tiene la expectativa de que el Banco Central del Reino Unido pueda bajar su tasa de referencia en un cuarto de puntos para ubicarla en 0.25 por ciento, de acuerdo con una encuesta levanta por Bloomberg.

Para septiembre los bancos centrales de Japón y Europa han dejado la puerta abierta para aplicar nuevos estímulos monetarios.

EL ESCENARIO EN MÉXICO

El cambio de las expectativas en la tasa de referencia de Estados Unidos modifica también el panorama para las acciones que pueda tomar el Banco de México (Banxico).

Alexander Müller, economista en jefe para México y Perú de Itaú Unibanco y uno de los especialistas que acertó en el último movimiento de Banxico, pronosticó que no habrá más incrementos de tasas en el 2016 (en nuestro país y en EU), siempre y cuando el tipo de cambio no retome una depreciación violenta, en su opinión injustificada.

“En 2017 creemos que Banco de México podría subir la tasa de referencia dos veces (en 25 puntos) en línea con el ajuste de la política monetaria en Estados Unidos (donde también esperamos dos aumentos el próximo año, ninguno en el 2016)”, aseveró Muller.