Mercados

Cae inversión de extranjeros
en deuda y acciones mexicanas

La expectativa de un alza de tasas en Estados Unidos es uno de los principales factores por los que se frenó el flujo de capitales extranjeros en instrumentos mexicanos.
El descenso se debió al reacomodo de capitales, no sólo en México, sino en los países emergentes, coinciden analistas.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
26 noviembre 2015 5:0
[Bloomberg] El aumento fue resultado de la venta de dólares de Pemex a Banxico. 

[Bloomberg] El aumento fue resultado de la venta de dólares de Pemex a Banxico.

CIUDAD DE MÉXICO.- La entrada de dólares a México dirigidos a instrumentos financieros ascendió a 19 mil 729 millones de dólares entre enero y septiembre de este año, lo que implicó un desplome de 48.9 por ciento con respecto a lo registrado en el mismo periodo de 2014, según cifras reportadas por el Banco de México.

El comportamiento de los flujos de capitales implicó que dejaran de ingresar al país dólares por un monto de 18 mil 914 millones, con respecto a lo sucedido en el año pasado.

“Esto no es un proceso exclusivo de México”, comentó Joel Virgen, subdirector de análisis macroeconómico y de mercados en Banamex.


“No es que la deuda o los mercados mexicanos hayan perdido su atractivo, es que México está inmerso en un contexto internacional, en donde está próxima la normalización de la política de la Reserva Federal y esto ha motivado un rebalanceo de portafolios que, en general, han llevado los flujos de capital de los mercados emergentes de regreso a los mercados desarrollados”.

La diferencia con otros países, comentó el especialista, es que en México el proceso ha sido gradual.

La llegada de inversiones de cartera al país alcanzó un máximo en el 2012, cuando ascendió a 51 mil 163 millones de dólares. A partir de este año se ha dado una pérdida de dinamismo.

Los flujos de capitales a México cobraron fuerza a partir de 2009, como resultado de la búsqueda de mejores rendimientos, ante la baja en las tasas de interés y la inyección de liquidez instrumentada por los bancos centrales de naciones desarrolladas.

“Esto es reflejo del entorno global de incertidumbre, que ha afectado a las economías emergentes”, coincidió Rafael Camarena, economista de Grupo Financiero Santander.

“Es cierto, ha habido una sustancial menor entrada de recursos, pero no se registran salidas, a diferencia de otras economías emergentes, explicó. “Hay un ‘fly to quality’”

El especialista comentó que los flujos que han dejado de entrar al país han ido a destinos como Europa y Estados Unidos.

Dólares vs. Pesos
La pérdida de dinamismo en la entrada del capital extranjero dirigido a la compra de instrumentos financieros ocurrió de manera generalizada, pero destacó el menor apetito por instrumentos denominados en pesos.

Durante el periodo de enero a septiembre de este año, los flujos de capitales del exterior que compraron instrumentos emitidos en pesos ascendió a 7 mil 093 millones de dólares, cifra muy por debajo de los 19 mil 094 millones en el mismo lapso de 2014.

Estos instrumentos comprenden desde los emitidos por el sector público, como Cetes bonos y Udibonos, hasta los del sector privado, entre los que se encuentran las acciones en la Bolsa Mexicana de Valores.

En contraste, las compras de extranjeros de valores de deuda emitidos en el exterior y, por lo tanto, denominados en dólares, ascendió a 12 mil 774 millones de dólares, en el periodo de referencia. Dicho comportamiento implicó una baja 10 mil 560 millones de dólares con respecto al año precedente.

Sector privado, el más afectado
Los recursos provenientes del exterior dirigidos al sector privado ascendieron a 3 mil 759 millones de dólares entre enero y septiembre, lo que significó un desplome de 73.7 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior.

Destaca el hecho de que los valores colocados en el exterior, incluso, hayan tenido una variación negativa.

El sector público tuvo una entrada de 16 mil 108 millones de dólares por concepto de inversión extranjera de portafolio durante los primeros nueve meses del año, lo que implicó una baja de 31.1 por ciento.