Mercados

Cae apetito de mexicanos por bonos del Tesoro ante las bajas tasas

Las bajas tasas que pagan los T-Bills es la principal razón por la que los inversionistas mexicanos continúan reduciendo su interés por los bonos estadounidenses y se estima que la tendencia continuará.
Redacción .
Leticia Hernández
06 septiembre 2017 5:0
Riesgo país, México, uno de los mejor librados

[Cemex colocó el miércoles bonos por mil 400 millones de dólares en dos tramos/Bloomberg]

El interés de los inversionistas mexicanos por la deuda norteamericana va a la baja.

Hasta junio de este año, la tenencia mexicana en bonos del Tesoro de Estados Unidos (T-Bills) ascendió a 32 mil 259 millones de dólares, es decir, 31 por ciento menos respecto a los 47 mil 100 millones que mantenían hasta diciembre del año pasado, según datos del Capital Internacional del Tesoro (TIC), de Estados Unidos.

“Una parte de este comportamiento puede explicarse por el diferencial en las tasas de interés, pero lo más seguro es que la expectativa que tienen los mercados de que la inflación en Estados Unidos tienda a subir en el mediano plazo y lo más seguro es que esté generando mayor aprehensión entre los inversionistas, ya que estos títulos no protegen por la inflación”, explicó Eugenio J. Alemán, director economista senior de Wells Fargo Securities.

“mercados”


Los instrumentos del Tesoro en manos de mexicanos hasta el primer semestre de 2017 confirman una sostenida tendencia a la baja que ya liga dos años, pues en mayo de 2015 tenían bonos por 86 mil 400 millones de dólares, según las cifras de TIC.

Si bien la Reserva Federal de Estados Unidos ha ajustado sus tasas de política monetaria, también lo ha hecho el Banco de México (Banxico), por lo que el diferencial continúa e incluso se ha ampliado. El banco central estadounidense mantiene la tasa de referencia en el rango de 1.00 a 1.25 por ciento. El rango superior es el más alto desde septiembre de 2008, luego de dos alzas en este año de 25 puntos cada una.

En México, la tasa de interés se ubica en 7.0 por ciento, la cual dejó inmóvil Banxico en su última reunión de política monetaria de agosto, tras un ciclo alcista iniciado en diciembre de 2015, desde un nivel de 3.0 por ciento.

“Lo más seguro es que esta tendencia continúe. Mientras más se mantenga el diferencial en las tasas, el proceso puede continuar”, dijo el especialista a El Financiero.

La emisión de títulos de deuda corresponde a un gobierno para financiar el déficit público y por su carácter financiero tienen un comportamiento en gran medida ajeno a la negociación del Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ya que, en un principio, las negociaciones son relativamente privadas y además, se está negociando el flujo de bienes y servicios y no de instrumentos financieros, explicó.

La dinámica reciente en el mercado cambiario también ha jugado un papel en la disminución de la tenencia local sobre los bonos del Tesoro. En el año, el peso ha ganado 13.7 por ciento, mientras que el dólar ha perdido 9.5 por ciento en el mercado internacional.