Mercados

Bono del tesoro de EU sube a niveles no vistos
en 6 meses: 2.36%

El instrumento cimbra a los mercados de dinero y cambiarios del mundo, se adelantan a una eventual alza de tasas en Estados Unidos. También los bonos mexicanos en el mercado de dinero repuntaron, en su caso hasta niveles de cierre de 6.13%
Esteban Rojas
Antonio Sandoval/ Esteban Rojas
04 junio 2015 5:0
¿En que podríamos usar el dinero que los candidatos gastan en una hora de campaña?

Con el dinero que los candidatos a gobernador gastan en una hora de campaña, alcanzaría para comprar una vivienda de interés social.

Un inesperado repunte del bono del tesoro a plazo de 10 años en el mercado de dinero estadounidense cimbró a los mercados de dinero y cambiario en el mundo, al tiempo que significó un factor de impacto para el peso mexicano.

Ayer el bono del tesoro de Estados Unidos, el más líquido del mercado de dinero global, subió a 2.36 por ciento, un nivel de cierre no visto desde noviembre del año pasado; apenas el viernes la cotización estaba en 2.10 por ciento.

El repunte tuvo que ver con varios factores: el movimiento del mercado que empieza a ver con más claridad un incremento de tasas de interés en Estados Unidos, altamente probable en septiembre próximo; más la inestabilidad en la zona europea, concretamente con el caso Grecia, que genera incertidumbre.

Pero también las cifras europeas, que han impulsado las tasas de la región, presionan la tasa de los bonos estadounidenses, que debe ajustarse al alza por cuestiones de competitividad frente a los capitales.

Los efectos

Como consecuencia, las divisas emergentes perdieron terreno, nuevamente.

En México el peso se colocó en 15.514 unidades a la venta, lo que implicó para la divisa nacional un retroceso de 9.65 centavos, equivalente a 0.63 por ciento.

En las ventanillas bancarias el dólar regresó al nivel de 15.80 unidades. La moneda mexicana está muy cerca de su mínimo histórico vigente de 15.6250 unidades por dólar.

Por su parte el índice dólar retrocedió 0.34 por ciento, con lo que acumuló su segunda sesión en terreno negativo.

La mayor demanda de bonos también se puede explicar por la búsqueda de refugio previo a la publicación de cifras clave del sector laboral en Estados Unidos.

En el informe económico de la Reserva Federal, conocido como Beige Book, se sostiene que la recuperación de la economía marcha todavía a un rimo lento y desigual, señalando particularmente la debilidad en el sector petrolero.

El contenido del Beige Book mantiene la puerta abierta para un incremento en la tasa de referencia de la Fed en este año, al mencionar que la actividad económica crecerá a un ritmo de moderado a modesto.
El golpe en los mercados cambiarios también se reflejó en las tasas de interés de sus respectivos mercados de dinero.

En el caso de México la tasa viene ajustándose desde hace por lo menos dos semanas, pero cada vez es más clara su trayectoria.
Ayer por ejemplo, la tasa del cete a plazo de un día se colocó en 3.03 por ciento, una semana antes cotizaba en 2.97 por ciento.

En los mercados de dinero emergentes sucede lo mismo que con el caso Estados Unidos-Europa, México no es la excepción.

El movimiento de la tasa del bono estadounidense genera en primera instancia un movimiento similar en la tasa de México, a fin de mantener la competitividad frente a los capitales globales.

El bono mexicano a 10 años se elevó hasta 6.13 por ciento, ocho días atrás su nivel de cierre fue de 5.97 por ciento.

Las expectativas en los mercados de dinero mantienen el sesgo alcista para la tasa del bono estadounidense, y por lo tanto para las tasas nacionales en el mercado de dinero.

Lo anterior, como un ajuste previo a lo que se considera cada vez más como un hecho: el primer incremento de tasas de referencia en Estados Unidos en casi una década.