BCE, con opciones para evitar deflación
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

BCE, con opciones para evitar deflación

COMPARTIR

···
Dinero

BCE, con opciones para evitar deflación

Analistas consideran que el pesimista escenario que enfrenta la zona euro ejerce mayores presiones para que el banco central opte por flexibilizar su política monetaria, intacta, desde noviembre del año pasado.

Guadalupe Hernández
02/04/2014
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MEXICO.- Si bien es cierto que la comunidad inversora no espera un ajuste en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) en su reunión de este jueves, pese a que los riesgos deflacionarios se mantienen latentes --con la tasa de inflación ubicándose en mínimos desde 2009--, los analistas consideran que los responsables de la política monetaria del bloque europeo tienen margen de maniobra para encarar más adelante una eventualidad deflacionaria.

Para los expertos, la permanencia de este escenario podría llevar a la entidad financiera a considerar en su siguiente reunión, de mayo o antes, posibles acciones para anticipar una deflación, un escenario que podría frenar la demanda interna y provocar recortes de salarios, y en conjunto, golpear a la naciente economía del bloque europeo.

Los analista consideran que el BCE podría optar por aplicar un recorte de entre el 0.10 y el 0.15 por ciento en sus tasas de interés, situada en el mínimo histórico de 0.25 por ciento desde noviembre, cuando el BCE sorprendió a los mercados con un inesperado recorte de un cuarto de punto porcentual.

Desde entonces, la entidad financiera ha mantenido su tasa de interés clave sin cambios, a pesar de que la inflación se desaceleró a un mínimo de cuatro años en enero a un 0.2 por ciento respecto al mismo mes de 2013.

Ante este panorama, los economistas auguran que el presidente del BCE, Mario Draghi, podría situar las tasas de interés de la facilidad de depósito en niveles negativos para “frenar” la deflación, y así incentivar a los bancos comerciales a prestar dinero a las familias y empresas, en lugar de tener parado el dinero.

En otro contexto, los especialistas consideran viable la realización de una operación de financiación bancaria a largo plazo (LTRO), que supone una inyección de dinero en la economía, mediante la aprobación de préstamos a las familias y pequeñas empresas.

Otra opción, y quizá la menos probable, sería una expansión cuantitativa europea que supondría inyectar más de 170 mil millones de euros, a través de la compra de deuda pública.

En la pasada reunión del BCE, celebrada el 6 de febrero, Draghi precisó que esperaría a conocer cuáles serían las previsiones de crecimiento para los próximos años (hasta 2016), y que ello, determinaría las medidas que podría tomar la institución.

En las últimas estimaciones emitidas por la oficina de estadísticas de la Unión Europea (Eurostat), la economía de la zona euro crecería un 1.1 por ciento este año y 1.5 por ciento para el 2015. En tanto que para la inflación se prevé sea del 1.1 por ciento y 1.3 por ciento, respectivamente.