Mercados

Bancos centrales, con políticas divergentes

Las últimas declaraciones de los dirigentes de los bancos centrales de las principales economías del mundo apuntan a que las diferencias en sus estrategias se profundizarán.
Álvaro Montero
BCE

(Bloomberg)

El mundo se prepara para un choque de políticas monetarias. Las últimas declaraciones de los dirigentes de los bancos centrales de las principales economías del mundo apuntan a que las diferencias en sus estrategias se profundizarán a partir del próximo diciembre, situación que se podría extender en el próximo año.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, volvió a revivir el fantasma de la deflación, al mostrar dudas de que los precios al consumidor puedan sostener una trayectoria ascendente.

Las declaraciones de ayer por parte de Mario Draghi, refuerza la expectativa de que el BCE pueda aplicar nuevas medidas de apoyo, entre las que se podrían encontrar una mayor tasa negativa en la de depósitos, actualmente en -0.20 por ciento, o una modificación en su programa mensual de compra de bonos.

Las posibles modificaciones a la política monetaria del BCE se pueden precisar tan pronto se lleve a cabo el próximo tres de diciembre su reunión.

El BCE encabeza al club de bancos centrales que están en la trayectoria de mantener o profundizar en los estímulos económicos, como es el caso del de Japón y China.

En lo referente a la Reserva federal de Estados Unidos destacaron las presentaciones de varios de sus funcionarios, incluyendo la de su presidenta, Janet Yellen.

En general, en sus declaraciones, mantuvieron la puerta abierta a un alza en la tasa de referencia antes de que termine el año, aunque condicionada a indicadores económicos.

Dentro de lo destacado sobresale la postura de que un ciclo de alza por parte de la Fed debe ser gradualista.

Banxico esperara a la Fed

En las minutas de la pasada reunión de política monetaria del Banco de México se desprende que no tiene prisa en modificar su tasa de referencia, actualmente en el 3.0 por ciento.

El consenso de los integrantes dela Junta de Gobierno señalan que una modificación en su política monetaria dependerá de lo que haga la Fed y de la evolución del tipo de cambio y de su impacto en la inflación.
En la actualidad la fortaleza del dólar solamente ha afectado de manera focalizada a productos como los bienes duraderos, según el propio banco central.