Mercados

Aún con la ‘mesa puesta’, Fed se mantendría en modo espera

En caso de que la Fed decidiera normalizar hoy la política monetaria, generaría de manera inmediata una depreciación de las monedas de países emergentes frente al dólar por un incremento en el diferencial de tasas, aseguran.
Clara Zepeda
Lo que la Fed debería decir, pero no dice

El banco central estadounidense está muy comunicativo estos días, incluso sus declaraciones oficiales son más largas. Pero a pesar de todas esas palabras, hay una cosa que aún no dice. Lisa Abramowicz de Bloomberg Gadfly nos dice por qué es importante que Janet Yellen y los miembros de la Reserva Federal sean más transparentes sobre algunas de sus conversaciones.

Pese a que las condiciones económicas ya están dadas para una política monetaria más restrictiva en Estados Unidos, la Reserva Federal (Fed) no cometería el error de subir tasas este miércoles, pues provocaría una importante depreciación en las monedas emergentes y un disparo en la aversión al riesgo que incitaría a salida de los mercados de capitales en el mundo, afirmaron analistas.

De acuerdo con Rubén Domínguez, economista en jefe de GACS, el mercado anticipa un 16.10 por ciento de probabilidad de que la Fed suba la tasa en esta penúltima reunión del año, por lo que está prácticamente descartado el evento, pero si podría, en el discurso, confirmar que el movimiento se dará en la reunión de diciembre.

“En caso de que la Fed decidiera normalizar hoy la política monetaria, generaría de manera inmediata una depreciación de las monedas de países emergentes frente al dólar por un incremento en el diferencial de tasas”, explicó Domínguez. “Podríamos ver una caída de los precios de las acciones por un tema de valuación ante una mayor tasa de interés, aunque en el fondo implique que la economía estaría mejorando. Aun así no terminaría la incertidumbre si de manera adicional tendríamos un incremento extra en la reunión de diciembre”.

Para algunos analistas, cualquier decisión de la Fed causaría volatilidad en la jornada.

“Este evento genera volatilidad porque los mercados se han vuelto adictos a los excesos de liquidez y al dinero barato. Aunque no se esperan subidas de tasas, el inversionista no le gusta escuchar que las tasas aumentarán en el corto plazo”, precisó Diego Cándano, director de Administración Integral de Riesgos y Análisis Económico de CIBanco.

Añadió que el riesgo para los mercados de que Donald Trump pueda ganar la Presidencia sigue estando presente, pero también existe la posibilidad de que a pesar de que ganara Hillary Clinton, Trump no acepte los resultados de la elección, provocando inestabilidad en los mercados financieros por más tiempo.

Carlos González, analista de Scotiabank, coincidió en que la cercana conclusión de la contienda electoral provocará que la Fed aplace su movimiento hasta diciembre.