Mercados

Ahorro voluntario,
muy bajo

Hoy día los activos netos que manejan los brazos financieros de las administradoras representan 22.25 por ciento del ahorro financiero del país y equivalen a 13.8 por ciento del PIB de México.
Antonio Sandoval
Antonio Sandoval
03 noviembre 2014 5:10
[Afores erogan cifra histórica de siete mil mdp, Afore Azteca, Invercap y Metlife son las que gastaron más en 2013. /Cuartoscuro] 

[Afores erogan cifra histórica de siete mil mdp, Afore Azteca, Invercap y Metlife son las que gastaron más en 2013. /Cuartoscuro]

CIUDAD DE MÉXICO.- El incremento de las cifras del ahorro para el retiro es relevante; de acuerdo con datos oficiales, en la última década el aumento de los recursos administrados por las Afores creció casi 20 por ciento anual, 19.59 por ciento para ser exactos.

Hoy día los activos netos que manejan los brazos financieros de las administradoras representan 22.25 por ciento del ahorro financiero del país y equivalen a 13.8 por ciento del PIB de México.

Con esas cifras, en materia de ahorro para el retiro parece que estamos en el camino correcto, y así es.

Sin embargo, los números corresponden al llamado ahorro forzoso.

En materia de ahorro voluntario es otra historia y se demuestra que en México uno de los graves problemas es ese, el ahorro voluntario no sólo en el SAR, sino en todos los mecanismos formales habidos y por haber.

De acuerdo con las mismas cifras oficiales, del total de quienes tienen una cuenta individual, es decir, aproximadamente 51.8 millones de trabajadores, apenas 262 mil 281 personas ahorran voluntariamente en una Afore; esto es, solamente 0.51 por ciento de aforados, una cifra realmente baja.

Así, apenas 1 por ciento del total de los recursos administrados en el SAR pertenece al ahorro voluntario: 15 mil 958.1 millones de pesos de trabajadores que aportan al IMSS y 7 mil 974.4 millones de trabajadores que lo hacen al ISSSTE.

Cifras para reflexionar debido a que una cosa es el ahorro forzoso y otra muy diferente el voluntario; en el primero se sientan las bases, pero el verdadero despegue se registra con el desempeño del segundo, para muestra tenemos a las naciones desarrolladas.