Deuda externa, una 'bomba de tiempo' que AMLO deberá enfrentar
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Deuda externa, una 'bomba de tiempo' que AMLO deberá enfrentar

COMPARTIR

···

Deuda externa, una 'bomba de tiempo' que AMLO deberá enfrentar

En los últimos ocho años, la deuda externa de México se ha duplicado alcanzando un máximo histórico de 453 mil 548 millones de dólares.

Esteban Rojas
05/07/2018
Actualización 05/07/2018 - 10:37
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Después de la crisis inmobiliaria en Estados Unidos se entró en una era del ‘dinero barato’ en el mundo, la cual fue aprovechada por México para aumentar el ritmo de su endeudamiento con el exterior.

Sin embargo, los vientos están cambiando. El nuevo gobierno del virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, no contará con las mismas condiciones para disponer del financiamiento externo, además de qué deberá cuidar que no crezca de una forma explosiva.

La deuda bruta externa total ajustada de México, la cual incluye también los valores de deuda denominados en pesos en manos de residentes en el exterior, alcanzó un máximo histórico de 453 mil 548 millones de dólares al cierre del primer trimestre de este año, de acuerdo con datos del Banco de México.

La deuda externa del país se duplicó en los últimos ocho años, situación que es insostenible, debido a que cada vez representa una proporción más alta con respecto al valor de la economía, además de que se tienen que erogar una mayor cantidad de dinero para pagar los intereses.

La deuda externa ajustada de México representa alrededor del 40 por ciento con respeto al tamaño de la economía, medida a través del Producto Interno Bruto.

El pago de los intereses de la deuda externa de México fue por 21 mil 613 millones de dólares en el año pasado, prácticamente el doble de los erogados en 2010, cuando ascendieron a 11 mil 993 millones.

Las tasas de interés tocaron fondo el año pasado y ahora se encuentran en un ciclo de alza en el exterior. Asimismo, la disponibilidad del financiamiento se puede reducir, por el hecho de que algunos bancos centrales están disminuyendo su balance de bonos, lo que dará como resultado una menor liquidez.

La nueva administración pública dispondrá de mayores dificultades para endeudarse con el exterior, lo que se acompañará con un mayor costo.

Los estrategas de López Obrador tendrán que encontrar otras fuentes de recursos, diferentes a la deuda externa, para financiar los programas anunciados y poder contribuir a una mayor expansión de la economía sin generar desequilibrios insostenibles en el tiempo.

Deuda externa por sectores

La deuda externa de México alcanzó un nivel sin precedente al adelantar algunos participantes sus requerimiento de financiamiento por temores a mayores alzas en las tasas de interés en el exterior y de una posible menor liquidez, a lo que se sumó la incertidumbre por las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y del proceso electoral interno.

El mayor nivel de endeudamiento de México con el exterior presenta fuertes contrastes.

La deuda del sector público alcanzó una cifra sin precedente de 202 mil 607 millones de dólares al cierre del primer trimestre de este año. En tanto que el sector privado se mostró más conservador al reportar una cifra de 125 mil 673 millones, por debajo del observado a finales del 2017.

El dinamismo en el crecimiento de la deuda externa del país y por sectores, obedece a la necesidad de cubrir los requerimientos en moneda extranjera, ante la existencia de un contexto internacional adverso y por la incertidumbre de factores de orden interno.

Dentro de las cifras de endeudamiento externo destaca el dinamismo mostrado por el perteneciente a organismo y empresas públicas, como es el caso de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad, al haber alcanzado una cifra récord de 94 mil 958 millones de dólares, al finalizar el primer trimestre del 2018.

El comportamiento de la deuda de los organismos y empresas públicas contrasta con la postura más conservadora de las pertenecientes al sector privado.

El acceso al financiamiento externo podría dificultarse en los próximos meses por la política monetaria de retiro de estímulos por parte de los bancos centrales de las principales naciones desarrolladas, al mismo tiempo de que su costo puede ser mayor.