Después de las elecciones, Hacienda mejora el perfil de la deuda de México
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Después de las elecciones, Hacienda mejora el perfil de la deuda de México

COMPARTIR

···

Después de las elecciones, Hacienda mejora el perfil de la deuda de México

Es una buena señal que los inversionistas cambien deuda de corto plazo por una de mayor horizonte de vencimiento ante la mejoría en la percepción del riesgo.

Esteban Rojas
13/07/2018
Actualización 13/07/2018 - 8:42

La Secretaria de Hacienda y Crédito Público(SHCP), por conducto del Banco de México como agente financiero, llevó a cabo una subasta de permuta de valores para mejorar el perfil de vencimiento de la deuda gubernamental denominada en pesos, dentro de un contexto de mejoría en la percepción del riesgo observada después de las votaciones del pasado primero de julio.

El monto total recibido por los inversionistas fue de 181 mil 253 millones de pesos.

Los instrumentos que registraron una mayor demanda fueron los Cetes a 311 días, Bonos M con vencimiento en junio del 2017 y mayo del 2029, así como los Udibonos, instrumentos que sirven de cobertura contra la inflación, con un horizonte de tiempo hasta junio del 2022.

De acuerdo con los analistas de Banorte, dirigidos por Gabriel Casillas, “probablemente la estrategia de la SHCP de incrementar duración esté basado en dos factores: (1) Mejorar el perfil de vencimientos principalmente de corto plazo, y (2) aprovechar la ventana de oportunidad actual en donde se percibe un apetito por activos de riesgo (en general en mercados emergentes) principalmente México, después del proceso electoral del 1 de julio.”.

La fecha de liquidación será el próximo lunes.

La permuta de valores gubernamentales le permite al Gobierno mejorar el perfil de vencimiento de su deuda denominada en pesos. Esta situación le da un mejor margen para su manejo, al mismo tiempo que satisface los requerimientos del mercado.

El resultado de la permuta de valores gubernamentales se puede calificar como de regularmente positivo, dado que es una buena señal de que los participantes estén dispuestos a ampliar sus inversiones en un horizonte mayor.

Lo anterior es todavía más significativo si se considera la estructura prevaleciente en la curva de rendimientos en México.

En la actualidad, los rendimientos más competitivos se dan en los instrumentos de deuda de corto plazo.

El instrumento con vencimiento de seis meses paga una tasa de 8.04 por ciento anual, que es la más competitiva del mercado, al encontrarse por arriba, incluso, de la reportada en el bono de 30 años de 7.93 por ciento, con base en información de Bloomberg.

Los rendimiento en los instrumentos de tres a seis meses, se han incrementado en promedio en 55 puntos base en lo que va del año, estando determinados más por el alza en la tasa de referencia del Banco de México.

En tanto que los instrumentos de un horizonte mayor se han elevado en 11 puntos base en lo que va del 2018, siguiendo al comportamiento de los bonos norteamericanos.

La existencia de una curva de rendimientos invertida, esto es, en donde los instrumentos de corto plazo son más elevados que los de un horizonte mayor, en lo general, se interpreta como la posibilidad de que la economía caiga en una recesión económica o por lo menos pierda dinamismo.

Sin embargo, en el caso de México puede estar obedeciendo más a la percepción de que la inflación todavía se mantendrá elevada.

En el mercado predomina la expectativa de que el Banxico todavía puede elevar su tasa de referencia en 25 puntos base en la segunda parte de este año, debido a que el balance de riesgos se ha deteriorado a pesar de la baja en el tipo de cambio del peso con el dólar.