Mercados

Brent y WTI inician semana con pérdidas

Las señales de que la producción de petróleo de esquisto en Estados Unidos se está recuperando, luego de que una reciente escalada de precios, renovó las preocupaciones de un creciente superávit global de suministros.
Guadalupe Hernández
11 mayo 2015 9:27 Última actualización 11 mayo 2015 14:57
planta de Colombia

(Bloomberg)

Los precios del crudo con vencimiento en junio tuvieron un mal inicio de semana, con el crudo Brent de Londres manteniendo el rally bajista de sesiones anteriores.

Los futuros del petróleo cedieron terreno ante las especulaciones en los mercados sobre la persistencia de un escenario de exceso de demanda global, sumado a la recuperación del dólar respecto al euro.

Al final de las operaciones en el Intercontinental Exchange con sede en Londres, el contrato para el crudo Brent hilaba su tercera jornada consecutivas de pérdidas, al cerrar en 64.91 dólares, 0.70 por ciento menos que al cierre de la sesión previa cuando finalizó en 65.49 dólares.


El pasado miércoles el Brent alcanzó su nivel más alto en cinco meses de 69.63 dólares.

El avance de cuatro semanas del Brent a máximos en el 2015 hizo una pausa la semana pasada, ya que el exceso de suministros en Europa y África presionó los precios.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril WTI con la misma fecha de entrega perdía 14 centavos hasta los 59.25 dólares.

El precio del WTI subió el miércoles a 62.58 dólares, su nivel más elevado en los últimos cinco meses.

Las señales de que la producción de petróleo de esquisto en Estados Unidos se está recuperando, luego de que una reciente escalada de precios renovó las preocupaciones de un creciente superávit global de suministros, dirigía la tendencia en el mercado londinense.

Por otra parte, la reciente decisión de China de apuntalar su economía contrarrestó algunas de las pérdidas, dado que elevó las esperanzas de que el mayor consumidor mundial de energía ayudaría a absorber los suministros.

Analistas se referían a la creciente desconexión entre el mercado de futuros, que ha sumado más de 40 por ciento desde los niveles mínimos vistos en enero, y un creciente superávit de suministros físicos.