Mercados

Crudo Brent alcanza mínimos de un mes; cotiza en 108.66 dólares

Gerentes de fondos y operadores recurrieron al Brent cuando militantes islámicos devastaron Irak en junio. A la fecha, la violencia ha tenido un impacto muy limitado en las exportaciones del crudo y ahora muchos están tomando ganancias.
Redacción
09 julio 2014 8:27 Última actualización 09 julio 2014 8:32
Industria petrolera

Pozo petrolero. (Reuters)

LONDRES.- El precio del crudo Brent caía este miércoles a mínimos de un mes al cotizarse por debajo del soporte de los 109 dólares por barril, toda vez que se disiparan las preocupaciones en torno a los suministros después que el yacimiento libio El Sharara reanudara sus operaciones tras cuatro meses de huelga.

El yacimiento El Sharara, que produce 340.000 barriles diarios, podría duplicar la actual producción de crudo del país.

El petróleo Brent perdía 28 centavos, es decir, 0.28 por ciento, a 108.66 dólares por barril en las operaciones de media sesión, luego de tocar mínimos de un mes de 108.41 dólares en la sesión.

El Brent se dirige a caer por octava sesión consecutiva en la que sería su mayor racha perdedora en más de cuatro años. La posición agosto se está negociando con un descuento de casi 14 centavos frente al contrato de septiembre.

El petróleo en Estados Unidos, el WTI, perdía 29 centavos o 0.29 por ciento, a 103.11 dólares por barril, en las operaciones electrónicas previas a la apertura.

El diferencial entre ambos referenciales alcanzó su punto más bajo en casi un mes a 5.20 dólares el miércoles, impulsado por especuladores que abandonaron sus posiciones en el Brent.

El Gobierno también ha retomado el control de las terminales petroleras Ras Lanuf y Es Sider, poniendo fin a casi un año de ocupación que redujo la producción de crudo libio a menos de una cuarta parte, respecto a los 1.4 millones de barriles diarios que bombeaba antes de que empezaran las protestas en el verano boreal pasado.

Al mismo tiempo, la demanda de crudo de las refinerías europeas ha sido débil, ya que han estado luchando con débiles márgenes por un influjo de diésel de Estados Unidos, Rusia y Asia.