Mercados

Contradicción, los consumidores ahorran, no gastan: BlackRock

Una de las causas principales del bajo crecimiento económico en gran parte del mundo es la actitud de cautela que ha llevado a los consumidores a no gastar, dice el estratega de inversiones.
Antonio Sandoval
22 abril 2015 12:54 Última actualización 22 abril 2015 12:54
 [Bloomberg] Algunas firmas son Pioneer Investments, Blackrock y Morgan Stanley Investment Management. 

[Bloomberg] Algunas firmas son Pioneer Investments, Blackrock y Morgan Stanley Investment Management.

BlackRock ha liberado su comentario semanal de inversiones, el estratega principal de inversiones globales, Russ Koesterich, explica las causas del desempeño económico.

La semana pasada, se observó mayor evidencia de lo que parece estar convirtiéndose en un comienzo de año muy débil para la economía estadounidense. Pese al notable avance en la confianza de los consumidores, las ventas minoristas fueron desalentadoras en marzo, con un aumento interanual ajustado de las ventas minoristas de solo el 1.3%, lo que refleja la tasa de crecimiento más baja desde el 2009.

Los aumentos salariales y la baja en el precio del petróleo deberían respaldar las ventas, pero los estadounidenses están adoptando una actitud más conservadora que en ciclos anteriores y, en vez de gastar más, están ahorrando más. En febrero, la tasa de ahorro creció hasta un 5.8%, que es la tasa más alta desde el 2012.


Sin embargo, este debilitamiento no se vio reflejado solo en los consumidores. Tanto la producción industrial, que se contrajo un 0.6% en marzo, como la construcción de nuevas viviendas se encontraron debajo de los niveles esperados. La debilidad persistente que reflejan los datos económicos estadounidenses ha llevado a los economistas a reducir las estimaciones del crecimiento del producto interno bruto (PIB) correspondientes al primer trimestre de un 3%, que fue la estimación reciente realizada en noviembre, a un 1.4%. El crecimiento debería recuperarse durante el segundo trimestre, pero será difícil para los Estados Unidos alcanzar la tasa de crecimiento del 3% que esperaban los inversionistas alcanzar a principio de año. Otra consecuencia de la desaceleración del crecimiento: sugiere que es posible que las estimaciones de ganancias para el año sigan siendo muy altas.

En China, la segunda potencia económica del mundo, tampoco se cumplió con las expectativas. El crecimiento en China durante el primer trimestre se desaceleró a un 7%, el ritmo más lento en seis años. Y, en muchos aspectos, esta estadística subestima la desaceleración. La inversión en activos fijos se redujo al nivel más bajo en los últimos catorce años, mientras que las ventas minoristas, que se espera que compensen la disminución de la tasa de inversión, cayeron a su nivel más bajo en los últimos nueve años.