Mercados

¿Condiciones monetarias relativas en México?

La condición monetaria relativa de México respecto a Estados Unidos podría deteriorarse aún más en el futuro próximo, una vez que la Reserva Federal incremente su tasa de referencia.
Erick Vega
11 febrero 2015 22:9 Última actualización 12 febrero 2015 5:0
Peso (Bloomberg)

Peso (Bloomberg)

La condición monetaria relativa que México guarda respecto a Estados Unidos nos lleva a hacer referencia tanto a los diferenciales de tasas de interés en ambas naciones, así como a la paridad cambiaria, la cual muestra actualmente un nivel más elevado que el promedio de 2014.

Estas condiciones monetarias relativas podrían deteriorarse aún más en el futuro próximo, una vez que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) incremente su tasa de referencia, quizá a más tardar en el tercer trimestre de 2015.

Aunque existen voces que dicen que la presión salarial aún no es tan evidente como para generar inflación, la verdad es que el potencial de crecimiento económico de Estados Unidos hoy es menor que hace diez años (debido a una desaceleración moderada de la productividad y a un fuerte decremento de la participación laboral desde la crisis del 2008).

Lo anterior sugeriría que el alza en salarios no tiene que ser tan agresiva para empezar a generar incrementos.

Ahora bien, el riesgo de deflación generado por la reciente y estrepitosa caída en los precios del petróleo, puede jugar contra el argumento de alza en inflación y en las tasas de interés de este año, especialmente en Estados Unidos.

Sin embargo, las minutas de la última reunión de la Fed, hacen evidente tres puntos:

1) los miembros de la junta de gobierno coinciden en que la baja en la inflación será solamente un efecto transitorio que no deteriora las expectativas de mediano plazo.

2) la baja en los pecios de las gasolinas tiene un efecto muy positivo en el ingreso de las personas y estimula el consumo.

3) la junta de gobierno de la Reserva Federal reaccionará dependiendo de los datos económicos.

Es por esta razón que no se ve tan improbable pensar en que Banco de México pudiera adelantarse a aumentar su tasa de interés de referencia (esto cuando el incremento por parte de la Reserva Federal sea inminente).

El movimiento tendría el objetivo de ordenar los flujos de salida de inversionistas extranjeros y evitar una depreciación acelerada del tipo de cambio.

Aunque reconocemos que existe un riesgo al escenario comentado.
Ese riesgo es el relacionado con la reciente reducción en el gasto gubernamental de México, que pudiera traer una disminución mayor a la esperada en el crecimiento de la economía durante 2015.

*CIO de HSBC Global Asset Management