Mercados

¿Cómo será la Fed de Jerome Powell?

Una medición económica realizada por Bloomberg relaciona a Powell con una posición neutral al interior de la Reserva Federal que concuerda con las decisiones que ha implementado la actual presidenta, Janet Yellen.
Rubén Rivera
02 noviembre 2017 13:22 Última actualización 02 noviembre 2017 16:4
Jerome Powell

Jerome Powell. (Reuters)

“Continuidad y gradualidad” son los términos más frecuentes entre los analistas cuando hablan de una Reserva Federal de Estados Unidos bajo el mando de Jerome Powell, el exbanquero de inversión con formación en Derecho a quien Donald Trump nominó este jueves para dirigir el Banco Central.

“Powell tiene credenciales republicanas, conoce bien el consejo y el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), además de impresionar con su comprensión de la economía monetaria”, señaló en un informe Peter Hooper, economista en jefe de Deutsche Bank.

Jun Kato, un administrador de fondos senior en Shinkin Asset Management en Tokio, concuerda. 

"La falta de reacción en el mercado de divisas se debe al hecho de que ya se había descontado el nombramiento de Powell. Además, su nombramiento no cambiará la postura básica de la Fed de subir las tasas de forma gradual o moderada", dijo.

Según el espectrómetro económico de Bloomberg, que clasifica a cada gobernador y presidente de la reserva de acuerdo con su inclinación política y declaraciones públicas, relaciona a Powell con una posición neutral al interior de la Fed, en concordancia con las decisiones que ha implementado Janet Yellen, a quien sustituirá en febrero próximo de ser confirmado por el Senado.

Aunque ningún gobernador ha disentido desde 2005, una encuesta realizada en marzo a 30 economistas reveló que era un poco más dócil que el promedio de los banqueros centrales de la Fed.


"Es muy probable que Powell establezca la continuidad de la política monetaria", dijo Roberto Perli, socio de Cornerstone Macro LLC en Washington y exfuncionario de la Fed.

A través de distintos discursos, 'Jay se ha manifestado en temas medulares que podrían orientar sobre el curso de su mandato en la Reserva.

En el caso de las tasas, se inclina por una normalización gradual de la política monetaria y la reducción de la hoja de balance mientras la economía siga evolucionando de forma favorable, de acuerdo con un discurso del 12 de octubre.

En lo que respecta a la inflación, Powell esperará que todavía aumente para lograr el objetivo planteado por la reserva del 2 por ciento, con el cual se encuentra ampliamente comprometido.

Sobre el tema del crecimiento económico, el desempleo y los salarios, el nominado dijo en junio que espera “una fuerte creación de empleo y un endurecimiento de los mercados laborales que presionarían los salarios o provocaría que las empresas inviertan más”.

Por otra parte, Powell disiente sobre el uso de las reglas mecánicas, es decir, por fórmula, para establecer una política monetaria, pues cree que ésta debería ser incluyente con otros métodos y decidirse con base en la percepción de una base amplia de variables económicas.

Los últimos discursos de 'Jay' se han centrado en temas como la innovación financiera, perspectivas para mercados emergentes y la normalización de la economía global, la política de vivienda y el papel de los comités en grandes firmas financieras, alejándose de declaraciones de movimientos en tasas.

Una diferencia respecto a Yellen que perciben los analistas, es que gracias a su trabajo en el sector financiero y en el Departamento del Tesoro en el tema bancario, es más cercano a Wall Street y está abierto a discutir el relajar la regulación bancaria como lo quiere Donald Trump.

Tras la crisis de 2008, el Gobierno de Obama apretó a los bancos en su regulación, pero Trump dice que esto ha afectado el crédito y por ende al crecimiento económico por lo que buscará relajar las restricciones.

“Powell es un pragmático en lo que respecta a la regulación”, dijo Michelle Meyer, jefa de economía de Estados Unidos en la división de banca de inversión de Bank of America. De hecho, se le considera un político que ha ganado su reputación por medio de propuestas y la eficiencia en la ejecución de las mismas.