Mercados

¿Cómo le afecta a México el alza de tasas de la Fed?

El movimiento fue descontado por los mercados financieros y muestra que la economía de EU está consolidando una dura recuperación desde la crisis de 2008; pero, ¿cuáles son las implicaciones para México? Aquí te lo explicamos.
Eleazar Rodríguez
14 junio 2017 17:55 Última actualización 14 junio 2017 22:18
Fed

(Bloomberg)

El ajuste en la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) era algo esperado por los mercados financieros, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo, y es que sus decisiones monetarias podrán afectar la política a seguir de varios bancos centrales.

La tasa de Fondos Federales aumentó a niveles que no se registraban desde octubre de 2008 (entre 1.0 y 1.25 por ciento), prácticamente unos días después que estallara la burbuja hipotecaria con la quiebra del Lehman Brothers en septiembre de ese año.

Otro elemento que se destaca de esta decisión es que la economía está dejando atrás los efectos de la gran crisis financiera y está entrando a un periodo que la autoridad llama de ‘normalización’.

Pero, ¿Cómo le afecta este aumento de tasas a México?

LA FED Y EL PESO

Un aumento de tasas de los Estados Unidos implicaría que los instrumentos de ahorro en dólares (como los Bonos y los Certificados del Tesoro) aumenten sus tasas de interés, lo que implicaría que los inversionistas comenzarán a voltear al mercado de dinero estadounidense ya que se pagarían mejores rendimientos, lo que significaría presiones para el peso.

Otro factor es que un aumento de tasas fortalece al dólar y debilita a otras monedas, como el peso, ya que perderían competitividad frente a la moneda estadounidense.

No obstante, en esta ocasión no fue así. Si bien el aumento fue de la magnitud esperada (25 puntos base), su nivel aún es considerado como bajo. Para muestra vamos a tomar como ejemplo el Bono a 10 años.

Luego del aumento anunciado por la Fed, el Bono del Tesoro a 10 años cerró en 2.126 por ciento, reportando una reducción de 0.085 unidades frente a su nivel del martes. En México, el Bono M al mismo plazo pasó de 7.08 a 6.97 por ciento, esto es, en ambos casos bajaron sus rendimientos.

Esta reducción mantuvo el diferencial de tasas entre México y Estados Unidos en 4.8 puntos porcentuales, lo que no le resta atractivo a la deuda mexicana.

EN EL CASO DE LA DEUDA...

Hay que recordar que la tasa de Fondos Federales es una tasa activa, es el costo que fija la Fed por prestar recursos a los intermediarios financieros, por lo que se espera que las primeras tasas que se verán afectadas serán la de los créditos y las colocaciones de deuda.

Para dimensionar sus efectos en los Estados Unidos, entre diciembre de 2015 y el primer trimestre de este año la tasa de los créditos automotrices a 60 meses pasó de 4.05 a 4.21 por ciento; en las tarjetas de crédito llegó a un máximo de 12.44 por ciento desde un 12.22; y en los créditos personales el movimiento fue mínimo al pasar de 13.70 a 13.86 por ciento.

Para México y otras naciones que colocan deuda en los Estados Unidos, el efecto se podrá observar en mayores costos en las colocaciones de la deuda y también un aumento en el servicio de la misma, lo que afecta no solo al gobierno federal, sino también a empresas.

Solo para México, en el primer trimestre del año el costo relacionado para el servicio de la deuda externa creció 44.3 por ciento real anual, atribuido al comportamiento del dólar y al aumento de las tasas de interés.

¿SUBIRÁ SUS TASAS BANXICO?

Ahora la última palabra la tiene el Banco de México, pues si bien en los últimos ajustes monetarios de la Fed, el banco central mexicano decretó aumentos en su tasa de referencia, ahora no hay elementos de volatilidad como la cambiaria.

De hecho, en una encuesta de Bloomberg el 49.4 por ciento de los analistas espera un aumento para junio, pero un 63.7 por ciento espera que sea hasta septiembre.