Mercados

Toca el precio de la onza de oro su nivel más bajo desde 2010

La caída en el precio del metal tiene que ver con muchos factores, en los que destaca, la apreciación del dólar, la perspectiva de crecimiento de EU y la caída en los idrocarburos, necesarios para la extracción y procesamiento del oro.
Álvaro Montero
Mauro Álvaro Montero
05 noviembre 2014 5:5
Oro en declive (Bloomberg)

Oro en declive (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Continúa el declive en los precios de la onza de oro en el mercado de Nueva York; la cotización cayó ayer a su menor nivel en 51 meses.

Desde el 28 de julio de 2010 no registraba un precio tan bajo, aunque en ese entonces los precios del metal iban en ascenso.

La conclusión de los estímulos monetarios, la mejora en la economía de Estados Unidos, un clima financiero menos hostil en ese país y la muy probable alza en las tasas, aunque en un escenario de largo plazo, llevaron a que el oro redujera su precio a mínimo de 4 años.

El metal estaba destinado a caer porque Estados Unidos presentaba ya signos de que la política financiera impuesta en medio de la crisis subprime rendía los frutos que se esperaban obtener, como una inflación cercana al 2 por ciento, caída en el desempleo y, en menor medida, la creación de empleos para ese país.

La compra de activos por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, como medida para estimular su economía –y al mismo tiempo empujar la del resto del mundo–, además de sobreponerse de la peor crisis financiera en 80 años, llevó a los inversores a refugiarse en metales de cobertura como el oro y la plata.

La demanda provocó que las cotizaciones se elevaran como la espuma hasta alcanzar máximos en el mercado de futuros, para el oro de mil 888.70 dólares el 22 de agosto de 2011, y para la plata el 29 de abril de ese mismo año en 48.58 dólares la onza.

Los resultados comenzaron a sentirse ya en 2012, no de manera contundente, pero suficiente para que los tenedores de oro empezaran a desprenderse buscando activos de mayor riesgo y rendimiento, lo que a la postre llevaría a estos metales a presentar una caída más pronunciada.

El mayor declive anual para el oro se presentó al año pasado, cuando la onza perdió 28.81 por ciento en el Commodity Exchange (Comex), al pasar de mil 688.80 a mil 202.30 dólares.

En tanto, la plata, en el mismo lapso, se cayó 35.91 por ciento, iniciando en 30.17 y terminando 2013 en 19.34 dólares, el peor descalabro anual en su historia.

Durante este año, el oro cotizado en Nueva York tuvo destellos de apreciación ante los conflictos geopolíticos que preocuparon a los inversionistas.

Sin embargo, los factores que llevaron al metal a máximos se habían suavizado, por lo que era cuestión de tiempo para que volviera la tendencia bajista.