Mercados

Semana roja para energéticos; oro liga la sexta de ganancias

La búsqueda de menor riesgo en un escenario caracterizado por la incertidumbre ha llevado a un incremento en los precios de los activos de refugio, como los bonos y el oro.
Álvaro Montero
Mauro Álvaro Montero
11 julio 2016 5:0
  [El oro exhibe un descenso de 23 por ciento en lo que va del año/Bloomberg] 

[El oro exhibe un descenso de 23 por ciento en lo que va del año/Bloomberg]

Una semana de incertidumbre volvió a reflejarse en las pizarras de negociación, para los energéticos significó la pérdida más grande en seis meses, conforme al Bloomberg Energy Spot Price Commodity Index, que registró una baja de 8.57 por ciento, mientras que para el oro fue la sexta consecutiva con saldo positivo.

El índice elaborado por Bloomberg que muestra el desempeño del sector energía marcó un descenso a 220.20 puntos, el menor nivel en dos meses.

El impacto que ha generado el Brexit sobre los activos financieros ha provocado el abandono de unos y el acaparamiento de otros, como es el caso del oro, el cual alcanzó en la semana un máximo de 28 meses al cerrar en mil 367.70 dólares la onza el miércoles.

El nivel de negociación del metal precioso está en récord al alcanzar 421 mil transacciones en el mercado de futuros en una sola jornada tras las votaciones en Reino Unido para decidir la permanencia o estancia de Gran Bretaña.

El oro tras el referéndum se ha elevado 8.48 por ciento, poco menos de la tercera parte de los 29.04 por ciento que ha subido en el año.

Por otro lado, las cotizaciones de los crudos en la semana concluida el 8 de julio marcaron saldo rojo. En el caso del WTI, el energético marcó su peor caída semanal desde febrero, al reportar un declive de 7.31 por ciento, en el caso del Brent, la baja fue de 7.13 por ciento; la mayor desde la semana concluida el 15 de enero pasado.

En general, los hidrocarburos saldaron con fuertes descensos. La gasolina fue la gran perdedora en la semana tras las cifras del Departamento de Energía de Estados Unidos que mostraron que los habitantes de ese país están consumiendo a un menor ritmo que hace un año. El galón del combustible cayó 9.43 por ciento, su peor descalabro desde la semana terminada el cinco de febrero de este año.