Mercados

Se desploman bolsas
de valores y commodities

La preocupación sobre una menor demanda de materias primas, provocado por un lento crecimiento de la economía global, particularmente en China, provocaron ayer un desplome.
Álvaro Montero
[Bloomberg] El cobre subió ante el optimismo sobre la recuperación económica generado por comentarios en torno al crecimiento en China.  

[Bloomberg] El cobre subió ante el optimismo sobre la recuperación económica generado por comentarios en torno al crecimiento en China.

Las preocupaciones sobre una menor demanda de materias primas, provocado por un lento crecimiento de la economía global, particularmente en China, provocaron ayer un desplome en el precio de los commodities, lo que presionó a los mercados accionarios de Europa y América, que vieron un fuerte aumento en la volatilidad.

El cobre fue una de las materias primas que registraron mayores caídas, pues sus futuros registraron una caída de 3.62 por ciento, que lo ubicó en un nivel cercano a su mínimo de seis años. El oro al contado cayó 0.77 por ciento, en tanto que la plata y el platino tuvieron pérdidas de 2.79 y 3.61 por ciento.

En lo referente a los energéticos, el WTI perdió 1.28 por ciento, mientras que el Brent pudo revertir la tendencia y finalizó con un alza de 0.33 por ciento.

Sobre los commodities agrícolas, el maíz, el café y el azúcar perdieron 1.04, 1.54 y 0.86 por ciento, respectivamente.

A medida que los precios de estos productos descendieron, las bolsas de valores se vieron presionadas, sobre todo las emisoras del sector de materiales.

En Estados Unidos, el índice VIX de volatilidad subió 11.92 por ciento a 22.54 unidades, con lo que cumple ya 22 sesiones por arriba de los 20 puntos. En tanto, el medidor de volatilidad en Europa, el VSTOXX brincó un 19 por ciento.

En Europa, el índice Euro Stoxx, que agrupa a las 50 principales emisoras de esa región, registró un descenso de 3.41 por ciento. Por países, el mercado alemán fue el de mayor retroceso, con un movimiento negativo de 3.80 por ciento, seguido de Francia con 3.42 por ciento, España con 3.11 por ciento y Reino Unido, con 2.83 por ciento.

En Nueva York, el Dow Jones registró un descenso de 1.09 por ciento a 16 mil 330.47 puntos, el S&P 500 cayó 1.23 por ciento a mil 942.74 puntos y el Nasdaq retrocedió 1.50 por ciento a 4 mil 756.72 unidades.
En México, el Índice de Precio y Cotizaciones cerró con un retroceso de 0.89 por ciento, con lo que se ubicó en las 43 mil 232.06 unidades.
Menor demanda

Afecta a emergentes
Países como Colombia, Brasil, Chile o México sufren la caída en la demanda mundial y la de los precios de los commodities, lo que ha impactado directamente a sus economías y a sus divisas.

El debilitamiento de China -que se ha agudizado en los últimos dos meses-, además del crecimiento endeble de Europa, son las principales variables que han sometido a las materias primas.

Chile, Perú y México son tres de los principales productores y exportadores de cobre en el mundo, y en la industria minera se vive el entorno enrarecido por la caída de los precios por una demanda diezmada.

Así también para México, al ser un exportador de petróleo, la depresión en los precios ha golpeado la entrada de divisas y como consecuencia una afectación al crecimiento de nuestro país, este escenario se está repitiendo en otras naciones como las ya mencionadas.

A pesar de que en México ha despetrolizado una parte de sus finanzas públicas, éstas aun dependen de la producción y ventas de Pemex para integrar el gasto.

Como muestra de la afectación en México, el gobierno hizo un recorte al gasto público, pues a pesar de que las exportaciones mexicanas de petróleo en julio ascendieron a 36.80 millones de barriles, es decir, 16.38 por ciento más respecto al año previo, los ingresos de dólares fueron menores, pues pasaron de 2 mil 993 millones a mil 821 millones de dólares, según cifras de Pemex, es decir, 39.15 por ciento menos.

El caso de Brasil, también llama la atención, pues además de sufrir la caída en el precio del petróleo se debe agregar que uno de sus principales productos, el grano de café, también está deprimido; en el año el precio ha descendido 30 por ciento, factor que también le afecta a Colombia.