Mercados

Se desploma el WTI 4.55%; su mayor caída en 3 años

La mezcla mexicana reaccionó en consecuencia: rompió el piso
de 80 dólares por primera ocasión desde noviembre de 2010, se vendió en 77.09 dólares el barril.
Esteban Rojas
Hidrocarburos a la baja, la mezcla en su menor nivel de 2 años y medio (Bloomberg)

Hidrocarburos a la baja, la mezcla en su menor nivel de 2 años y medio (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los precios internacionales del petróleo siguen en picada. La sesión del martes en el mercado petrolero apuntaba a un día de mayor estabilidad.

Sin embargo, después del mediodía de operaciones la oferta vendedora de contratos a futuro inundó nuevamente al mercado y propició que los precios de la modalidad WTI se desplomaran 4.55 por ciento, para terminar en 81.84 dólares por barril.

Una caída de tal magnitud, o superior, no se registraba desde el 22 de septiembre de 2011, cuando la cotización del petróleo texano perdió 5.38 por ciento.

Las causas del ajuste de ayer son básicamente las mismas que impactan en los mercados desde hace varios meses, y que han profundizado la trayectoria negativa en las semanas recientes.

Por un lado, la debilidad en la economía europea, misma que este martes quedó fuera de toda duda luego de que Alemania, el multicitado motor económico de la eurozona, confirmó su desaceleración.

Asimismo, la Agencia Internacional de Energía (AIE) anunció un recorte a las previsiones de crecimiento para la demanda global de petróleo durante 2014, a un total de 700 mil barriles diarios, 200 mil menos respecto a la cifra previa que manejaba la entidad; es decir, el mundo demandará menos petróleo en este año.

En este contexto, Arabia Saudita advirtió a sus clientes que el mundo debe acostumbrarse a ver precios bajos del petróleo por un tiempo.
Con el escenario anterior, más las reservas del hidrocarburo al alza en países altamente consumidores como Estados Unidos, el escenario del desplome en los petroprecios estaba listo.

Mezcla nacional en 77 dólares
La cotización promedio de la mezcla mexicana también reaccionó al contexto global.

De hecho, el indicador rompió ayer por primera ocasión desde noviembre de 2010 el piso de 80 dólares por barril, al precipitarse hasta 77.09 dólares.

Fue la cotización más baja para la mezcla mexicana desde el 30 de noviembre de hace cuatro años,cuando se colocó en 76.93 dólares.
Sólo en la sesión de ayer bajó 3.85 por ciento; comparado con su máximo del año, alcanzado en junio, registra una caída de 20 por ciento.

Factores como la sobreproducción, presionan diario a los mercados petroleros.

Las expectativas en la materia son poco alentadoras:
La tendencia a la baja es muy marcada en los contratos de futuro, como ejemplo, el convenio de diciembre de este año tocó un máximo de 102.90 dólares en julio, mientras que el del mismo mes, pero para 2015 marcó 95.12 dólares el barril, es decir, un diferencial de 8.18 por ciento.

Estacionalmente, el precio es castigado en temporada más cálida año tras año, por una reducción en el consumo y un mayor rendimiento de los combustibles, sin embargo, también hay que resaltar que los precios se fueron elevando tras la crisis suprime a la par de que China estaba creciendo a un ritmo de dos dígitos, en medio de una mayor demanda de ese país.

Ahora, la caída en el ritmo económico chino, la oferta excesiva de los productores de petróleo, como Arabia Saudita, con 9.7 millones de barriles diarios (mdb), cuando en 2010 estaba bombeando 8.25 mdb, es decir, un aumento de 17.6 por ciento en cuatro años, han llevado a los precios de los hidrocarburos a un ajuste, por lo menos de forma estacional, ya veremos para invierno que pasará.

En otras latitudes, el escenario para naciones como Venezuela es crítico; ese país depende en extremo de la bonanza de los precios del petróleo.

Asimismo, para Brasil siempre será positivo un precio alto del barril del petróleo.

Consumidores mexicanos, al margen
En México no se perciben efectos de la caída en los precios del crudo, pese a que es productor y exportador.

La gasolina en el país no modifica su precio, por el contrario está previsto un ajuste de entre 3 y 4 por ciento para el año próximo.

El aumento será único para dicho periodo, de acuerdo con las propuestas oficiales.

A nivel internacional, cuando menos 60 por ciento del costo de la gasolina está determinado por el precio de la materia prima, el petróleo, lo que origina que sus precios bajen a la par.

La ampliación de los diferenciales en los precios de las gasolinas y diesel entre México y Estados Unidos sería más grande, de no ser por la depreciación del peso con el dólar en este año.

Todo indica que la eliminación de desequilibrios entre los precios de la gasolina en México y Estados Unidos dependerá más de la rapidez y eficacia con que se abra el mercado a los consumidores locales.