Mercados

Saudíes indoblegables ante caída petrolera no reducirán gastos

Mientras Irak divulgaba cierta "flexibilización" de Rusia y Arabia Saudita a un recorte en la producción, la petrolera que más petróleo produce emitía un comunicado en el que hace referencia a que ellos le apuestan a los bajos precios.
Álvaro Montero
La estrategia petrolera de Arabia Saudita

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se reúne en Viena en un clima de precios bajos e informes de desacuerdo entre los miembros del cartel. Algunos países quieren recortar la producción para elevar los precios, pero Arabia Saudita se resiste. La estrategia de Riad de mantener el nivel de producción para preservar su cuota de mercado ha funcionado hasta cierto punto, pero también ha afectado su economía y su moneda.

El productor de petróleo más grande del mundo gasta tanto ahora como lo hacía antes del desplome de los precios del crudo, una señal de que Arabia Saudita no se rinde en la batalla contra sus rivales.

Saudi Arabian Oil mantiene sus inversiones en los proyectos de petróleo y gas natural y ha formulado una nueva estrategia en respuesta al crudo más barato, mientras estudia opciones para vender las acciones en su compañía matriz y operaciones de refinación y químicas, dijo el presidente Khalid Al-Falih durante una conferencia en Riad.

El productor estatal, conocido como Saudi Aramco, puede soportar los bajos precios petroleros por un “largo, largo tiempo”, dijo a periodistas.
“Se ha demostrado que Arabia Saudita es un claro productor al más bajo costo: tenemos nivel, capacidades y tecnologías que nos ayudan a mantener nuestro bajo costo mientras avanzamos hacia el futuro”, dijo. “He seguido animando a la disciplina fiscal en mi rol de presidente de Aramco. No se ha desacelerado nuestra capacidad para invertir en petróleo y gas”.


Productor con menores costos

Aramco, que suministra todo el petróleo de Arabia Saudita, bombeó más de 10 millones de barriles diarios durante los últimos 10 meses, mientras busca imponer su rol como el productor de más bajo costo del mundo.

La producción de la compañía era de 10.25 millones de barriles al día en diciembre, lo que contribuye al exceso de oferta global que ha llevado al referencial del crudo Brent a una caída de 35 por ciento en el último año y de 14 por ciento este mes. Aramco está estudiando una posible venta de sus acciones, en momentos en que el país analiza la privatización de compañías de todos los sectores debido a las presiones financieras causadas por la caída del crudo.

La compañía está considerando dos vías para una oferta pública inicial, una señal de confianza en las empresas del reino, dijo Al-Falih. Una es reunir “un significativo portafolio de refinería y comercialización de Saudi Aramco que incluya los negocios de refinería, químicos y de mercadeo y ofrecerlos en un gran paquete, lo que será una incorporación significativa al mercado local de acciones Tadawul”, dijo.

“Otra opción, que sería la primera vez en la historia de Arabia Saudita, es ofrecer un porcentaje apropiado de la compañía a altos niveles, que es todo lo que hacemos”, dijo Al-Falih, “Por supuesto tiene que ser estudiado no solo por la compañía y su junta, sino también con las autoridades de Arabia Saudita”.