Mercados

Rincón del experto:
Ganancia sin riesgo
en el mercado del oro

El "Rincón del experto" es un espacio dedicado a colaboradores externos, que son diestros en ciertos sectores financieros.
Rincón Del Experto
Guillermo Barba
17 marzo 2015 14:40
Oro (Bloomberg)

Oro (Bloomberg)

El oro y la plata siguen en fase de “escasez”.
Esto, debido a la caída precipitada de sus cotizaciones.

Conviene recordar que no es normal que escasee el oro ya que se trata del commodity con el mayor número de existencia en el mercado, de entre todas las que hay.

Gracias a su elevado valor siempre tiende a ser atesorado en alguna forma. No es consumido como otras materias primas.


A lo largo de los últimos años el oro y la plata han oscilado entre la normal abundancia y la anormal escasez.

En materia de precios, esta última situación se observa con claridad cuando el precio para entrega al contado (spot) es más elevado que el de promesa de entrega a futuro, y la curva respectiva se invierte para el contrato más activo (que siempre es el más próximo al vencimiento).

En términos técnicos esa inversión de la curva se denomina “backwardation” (porque en lugar de ir hacia arriba y adelante la curva parece ir “hacia atrás”), que es mayor entre más alta sea la diferencia entre el precio al contado y el del futuro próximo.

La existencia actual de backwardation, supone que al menos en teoría, es posible obtener una ganancia “libre de riesgos”.

Pensemos por ejemplo que usted es tenedor de lingotes por 1 mil onzas (en la realidad los montos son mucho más altos) y que hay backwardation porque el precio spot es 42 centavos por onza más alto que el de entrega en abril.

Si usted al mismo tiempo vende sus lingotes al contado y compra el futuro, estaría percibiendo una ganancia de 420 dólares por no hacer casi nada y “sin riesgo”. En abril, tendría de vuelta su oro, al vencer el contrato.

El problema es que los metales preciosos están saliendo de la circulación y fluyendo al lejano Oriente. Una vez que la backwardation fuera permanente, no importa lo baratos que fueran los futuros, nadie querrá realizar esas presuntas ganancias.

La razón es que la promesa de que le entreguen al tenedor del futuro su oro y plata de vuelta, tendrá cada día un riesgo mayor de incumplimiento.

La liquidación sería pues, en dólares u otra divisa, justo en el momento en que nadie quiera ser “pagado” en monedas que pueden ser creadas de la nada. El castillo de naipes que es el actual sistema financiero y monetario estará colapsando.