Mercados

Rincón del experto:
Fondo de oro, arma estratégica de China

Muchas son las lecturas que pueden hacerse del anuncio del gran fondo de oro chino, pero todas, llevan a un sólo destino: China busca empoderarse acumulando todavía más del metal fino a mediano y largo plazos, pero obteniéndolo de fuentes cercanas.
Rincón Del Experto
Guillermo Barba
02 junio 2015 5:5
 [Bloomberg] Resalta el interés de los bancos centrales en el lingote como parte de sus reservas. 

[Bloomberg] Resalta el interés de los bancos centrales en el lingote como parte de sus reservas.

La agencia oficial de noticias de China, Xinhua, publicó una importante nota hace unos días sobre la preparación que ese país hace del mayor “fondo de oro” del mundo.

El anuncio fue hecho durante un foro de inversiones y comercio en la ciudad china de Xi’an. La intención es que los 65 países alrededor del área de influencia del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda y la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI, se involucren en la conformación del nuevo fondo.

Sus recursos, que ascenderán a más de 16 mil millones de dólares, se invertirán en el desarrollo de la minería de oro, actividades involucradas en la cadena de suministro del sector y para fortalecer las reservas áureas de los bancos centrales de los países referidos.

Autoridades estiman que el área de influencia del Cinturón y la Ruta Marítima de la seda abarca a países que producen más de la mitad del oro mundial y significan el 80 por ciento de la demanda total. China e India son los dos principales.

Muchas son las lecturas que pueden hacerse del anuncio del gran fondo de oro chino, pero todas, llevan a un solo destino: China busca empoderarse acumulando todavía más del metal fino a mediano y largo plazos, pero obteniéndolo de fuentes cercanas.

Beijing ha implementado una política de no exportación de lo producido, más una de importación masiva de lingotes que sigue un camino claro: sale de Reino Unido, pasa por Suiza donde es refinado y convertido a barras más pequeñas, sale a Hong Kong y por último llega China continental.

China va por todo: quiere llegar a tener las mayores reservas oficiales del mundo –por encima de Estados Unidos.