Mercados

¿Qué presiona al precio
de la mezcla de Pemex?

La mezcla de Pemex está recibiendo presión de variables que no puede controlar, sin embargo, hay un punto a su favor para 2016, las coberturas petroleras.
Álvaro Montero
Pemex

(Bloomberg)

Los petroprecios siguen bajo la presión de los miembros de la OPEP, de la fortaleza del dólar y una sobreoferta global, lo que se traslada inmediatamente al precio de la mezcla mexicana de exportación.

También, a la cerrazón de la OPEP a un recorte en el bombeo en la junta del viernes pasado en Viena, se debe sumar el que Iraq pretende inundar con su petróleo los mercados energéticos con descuentos de más de cinco dólares para sus crudos ligeros -similares al Brent-, y de 10.55 dólares para los pesados durante diciembre respecto al precio del mercado, según una información difundida por Bloomberg.

Otra variable que le pesa a las cotizaciones es, la fortaleza del dólar, la cual se había relajado tras el anuncio del BCE sobre la inyección de liquidez para estimular la zona euro la semana pasada. Sin embargo, la pausa fue muy breve y retomó su tendencia hacía máximos de 12 años frente a una canasta de divisas, que a la vez presionó a monedas de productores de petróleo como es el caso de México.


La siguiente variable que continúa pesando sobre los precios son: altos inventarios globales con casi tres mil millones de barriles, muy por arriba de la media histórica. La amplia oferta de los productores que acechan con incrementarla, actualmente es del orden de 96.2 millones de barriles diarios, frente a una demanda menor de 94.6 millones de barriles por día.

Todo ello hace aún más difícil que los precios de los crudos retomen un momento de lucidez y que puedas alejarse de los mínimos de siete años en los que cayeron en las dos últimas sesiones, incluida la mezcla mexicana de petróleo.

Otro factor de presión

Este miércoles será un momento clave para las cotizaciones, cuando Estados Unidos, el mayor consumidor de petróleo en el mundo con cerca del 18 por ciento del consumo de la producción global, rebele el nivel de sus existencias.

Las encuestas no son alentadoras para los precios, ya que se espera que las existencias registren su décimoprimer ascenso al hilo colocándose muy cerca de su máximo histórico de 491.9 millones de barriles diarios (mbd), la cifra anterior se encuentra en 489 mbd. El consenso de analistas consultados por Bloomberg espera un aumento de 730 mil barriles.

Los datos de inventarios serán clave, porque medirán en cierta forma si el consumo aumentó o bajó, y si la producción de Estados Unidos también registró incremento o declive, de lo cual definirá la tendencia durante esta jornada.