Mercados

Promedio de la mezcla en 2015 rompe el piso de 40 dólares

Pese al desempeño a contracorriente de ayer -donde ganó 4 centavos-, la ruptura del soporte fue inevitable; acumula una caída de 62% frente al máximo de 2014.
Álvaro Montero
petróleo crudo (Bloomberg/Archivo)

petróleo crudo (Bloomberg/Archivo)

El precio promedio de la mezcla mexicana de petróleo en lo que va del año rompió el piso de 40 dólares por barril.

Es la primera ocasión que sucede, pese a que en la sesión de ayer la cotización de la mezcla nacional se movió a contracorriente de la tendencia internacional.

De acuerdo con las cifras oficiales de Pemex, este jueves el precio de la mezcla nacional subió 0.10 por ciento, equivalente a 4 centavos, para fijarse en 38.52 dólares por barril.

En el año, el promedio de la mezcla ya se coloca en 39.90 dólares por barril, lo que se compara desfavorablemente con el promedio de 79 dólares utilizado para la elaboración del presupuesto 2015, y garantizado mediante coberturas petroleras.

La diferencia entre el promedio utilizado para el presupuesto y el del mercado, al cierre de ayer, es de 40.48 dólares.

Aunque para efectos del año en curso el promedio del precio del petróleo no tiene aún impacto, es un dato que debe seguirse de cerca en virtud de que podría ser la base para la estimación del presupuesto del año siguiente.

En el balance del año la caída de la mezcla mexicana de petróleo es de 15.25 por ciento, mientras que respecto al nivel más alto de 2014 tiene una pérdida acumulada de 62.39 por ciento.

Escenarios distintos
El comparativo del promedio de la mezcla mexicana refleja el brusco cambio de escenario que registró el mercado en sólo 12 meses.

Hace un año el promedio de los primeros 15 días del mes fue de 89.27 dólares por barril; es decir, existe una diferencia en contra de 49.37 dólares respecto al promedio actual del mercado, producto de la vertiginosa caída iniciada en julio del año pasado y profundizada en el último trimestre.

En otras palabras, el promedio de cierre de ayer se ubica 55.3 por ciento abajo del que se reportaba hace un año, con la expectativa de que se profundice la tendencia en los próximos días o semanas.

El problema es inmediato y también a futuro; por el lado de la inmediatez debido a las expectativas que se generan en los mercados.

En cuanto al futuro, lo más riesgoso es la base sobre la que se calculará el presupuesto de 2016.

Flor de un día
El fuerte repunte de los petroprecios globales el miércoles pasado sólo fue “flor de un día”. Los renovados temores de bajo crecimiento económico, así como la negativa de los países productores y exportadores de petróleo para recortar sus bases de producción, regresaron al mercado a la realidad que vive desde hace varios meses.

El WTI cayó 4.72 por ciento en la penúltima sesión de la semana, a niveles de 46.19 dólares por barril.

Por su parte, el Brent cotizó al cierre en 48.21 dólares, lo que significó una caída de 2.81 por ciento.

Otros elementos también contribuyen al escenario pesimista de los petroprecios.

Presión de la producción
Por ejemplo, el anuncio de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de un nuevo recorte en su estimación de la demanda , actualmente en 28.8 millones de barriles diarios (mbd), cifra que se encuentra por debajo de su producción de 2014, la cual según cifras de Bloomberg tuvo una media de 30.3 millones de barriles diarios.

Pero el organismo petrolero no ha dado declaración sobre posibles recortes al actual bombeo.

Mientras tanto, Estados Unidos –el tercer mayor productor del mundo– impuso un nuevo récord en la producción de crudo al llegar a 9.19 mbd; por su parte, Arabia Saudita bajó su producción a 9.5 mbd, con lo que la brecha entre estos dos gigantes se cierra a 310 mil barriles, a favor del país árabe.