Mercados

Petróleo recibe ‘empujón’ otra vez desde Argelia

Una declaración de un miembro de la OPEP, entre otros factores, ayudó en las operaciones para que los precios del petróleo registraran el mayor nivel de 4 meses.
Álvaro Montero
Mauro Álvaro Montero
07 octubre 2016 5:0
[El posible debilitamiento de economías emergentes fue uno de los factores que impactó en el precio del crudo. / Bloomberg / Archivo] 

[El posible debilitamiento de economías emergentes fue uno de los factores que impactó en el precio del crudo. / Bloomberg / Archivo]

El mercado energético recibió bien las declaraciones del ministro de petrolero de Argelia, quien señaló ayer que, de ser necesario, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) tomaría medidas adicionales al techo previsto de entre 32.5 y 33 millones de barriles por día.

“La OPEP podría decidir en su reunión de noviembre un recorte de producción mayor al acordado el mes pasado en Argelia si los países miembros lo estiman necesario”, dijo el ministro de energía de Argelia, Nouredine Bouterfa en una entrevista en televisión de la cadena argelina Ennahar.

Las declaraciones llevaron al WTI a rebasar los 50 dólares por primera vez desde el 9 de junio, tras un avance de 1.22 por ciento, para llegar a 50.44 dólares. En tanto, el energético londinense, el Brent, logró su mayor precio desde el 8 de junio, pues subió en la jornada 1.25 por ciento y se ubicó en 52.51 dólares por barril. Con este movimientos, el Brent se quedó a un centavo de tocar un máximo de un año.

El próximo jueves, miembros de la OPEP se reunirán con Rusia en Estambul, en un nuevo encuentro informal a dos semanas de la reunión en Argelia. Sin embargo, el tema central ya no será un acuerdo, sino convencer a otros países fuera de la OPEP para que se integren al acuerdo que se volvería oficial el 30 de noviembre en Viena.

Para desaparecer el superávit global de producción, se necesitaría disminuir el bombeo entre 1 y 1.6 millones de barriles diarios, según cifras del organismo.

El mercado necesita para desaparecer el superávit de producción entre 1 y 1.6 millones de barriles, conforme a cifras del organismo, por lo que la medida de un recorte equilibraría el mercado, lo que ayudaría a levantar los precios, pero el lado obscuro es, Estados Unidos, donde los productores podrían abrir la llave de sus plataformas ante precios más atractivos, lo que cubriría el alto costo del bombeo por fraking, situación que podría volver un círculo vicioso el escenario actual al poderlo desequilibrar nuevamente.

Estados Unidos tiene actualmente una capacidad de bombeo probada de 9.6 millones de barriles por día, y actualmente está produciendo 8.47 millones, lo que deja entrever que si hay precios atractivos podría bombear el 1.13 millones que existe de diferencia.

Recién comenzada la crisis petrolera, Estados Unidos iba en ascenso en su producción y ejecutivos de dependencias gubernamentales llegaron a declarar que se querían convertir en la nueva Arabia Saudita, es decir, hacer más petróleo, pero la prolongación de los precios bajos ya por dos años, frenó las intenciones que han quedado latentes, pero no descartadas.

En una nota de Reuters -fechada el 3 de enero de 2015-, el ex secretario del Tesoro Lawrence Summers, dijo que el próximo impulso económico de Estados Unidos podría ser exportar sus combustibles fósiles a todo el mundo, una medida que podría convertir al país en la próxima Arabia Saudita”.

Ahora, la fecha clave a esperar es 30 de noviembre, cuando se decidirá el futuro del mercado petrolero en el planeta.