Mercados

Oro, sin brillo; el metal toca mínimo de 4 años

Sigue la tendencia a la baja en el corto plazo de la onza de oro; el metal rompió el soporte de mil 200 dólares, con lo que toca un mínimo desde 2010.
Álvaro Montero
Mauro Álvaro Montero
06 octubre 2014 5:5
Oro

Oro, joyería. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El precio de la onza de oro cerró la primer semana de octubre a la baja, además de haber fracturado el soporte de mil 200 dólares, el cual desde 2010 sólo una sesión lo había perdido, esto a finales de 2013, tras de que una cifra de empleo mejor a la esperada en Estados Unidos le restara atractivo al metal, además de que le da una herramienta sólida a la Reserva Federal para mover las tasas ante el casi finiquito de la compra de bonos.

Ahora, es casi inminente que el camino de la onza de oro seguirá en declive, porque el entorno económico de la mayor economía del mundo sigue afianzándose, lo que le resta atractivo a los activos de refugio entre los participantes del mercado, los que buscan riesgo y mayores rendimientos en sus inversiones.

El precio de los contratos a futuro que registra la onza de oro de mil 191.80 dólares este viernes, lo desconocía desde el 4 de agosto de 2010 que fue de mil 193.70 dólares, el cual sólo fue un escalón de tantos que lo llevó a un máximo histórico de mil 888.70 dólares el 22 de agosto de 2011, de donde comenzó después el descenso.

El dato de empleos creados en Estados Unidos que se esperara fuera de 215 mil plazas creadas en las nóminas no agrícolas quedó corto, ya que fueron creadas 248 mil, no es la mejor cifra, pero de los 9 meses reportados, 7 han sido mejores a lo esperado por el mercado, lo que se interpreta como una herramienta que daría pie a una posible alza en las tasas de interés en ese país, lo que atraería más inversiones restándole brillo al oro.

Lo que en estos momentos quieren los inversionistas es rendimiento, no cobertura; este último factor en la gran mayoría de los casos explica el repunte de los precios del oro.

En Estados Unidos la economía está al alza, recuperándose cada vez más, aunque lejos de sus niveles óptimos.