Mercados

Oro, la burbuja que seguirá desinflándose

La cotización de la onza podría llegar a 825 dólares en los próximos meses, al mismo ritmo que la Reserva Federal da su primer paso al alza de tasas.
Álvaro Montero
[El convenio del oro con liquidación en diciembre retrocedió 1.8% para cerrar en mil 284.60 dólares la onza. / Bloomberg]  

[El convenio del oro con liquidación en diciembre retrocedió 1.8% para cerrar en mil 284.60 dólares la onza. / Bloomberg]

La caída del precio de la onza de oro obedece a varios factores.

Sin embargo, destacan tres: el primero de ellos está relacionado con el hecho de que la economía de Estados Unidos sale paulatinamente de la peor crisis en la que se vio inmersa en los últimos 80 años.

Lo anterior ha provocado un dólar más fuerte, que en consecuencia le resta valor al metal dorado al estar cotizado en esa divisa.

La otra variable que también pesa es el desprendimiento de las posiciones en oro por parte de inversores que ante el acoso del alza de tasas de interés de la economía más grande del mundo, optan por instrumentos que reditúen más, a pesar de que el riesgo se incremente.

El tercero es la burbuja que sigue desinflándose, la misma que llevó al precio de la onza a tocar un máximo de mil 888 dólares en los contratos de futuro y mil 900 dólares en el mercado físico.

La subida del commodity se presentó en medio de la crisis inmobiliaria que contagió a todo el mundo y que desató la búsqueda de protección en los inversionistas, la onza de oro fue una de ellas, con lo que el precio se salió de toda proporción hace algunos años; el proceso de corrección ha llevado tiempo.

La burbuja
Ahora, esta burbuja cede poco a poco y el precio ha regresado al nivel de hace 5 años, alrededor de mil 100 dólares.

Pero esta etapa todavía no termina, las consultoras prevén que la onza termine este año en mil 50 dólares, y peor aún, que se caiga hasta 825 dólares para 2016.

No obstante, ese precio sería superior al que tenía previo a la crisis subprime, cuando rondaba los 600 dólares.

Como muestra, el índice dólar que mide la debilidad o fortaleza frente a una canasta de seis divisas en 2008 había caído al nivel de 71.33 puntos; es decir, de 2007 al año siguiente tuvo una reducción de 13.7 unidades, o 19.22 por ciento.

Mientras tanto, la onza de oro pasó en el mismo lapso de 613 a 906 dólares, lo que significó un incremento de 32.33 por ciento.

A pesar de que el dólar continuaba débil, tenía episodios de fortalecimiento, durante la etapa profunda de la crisis pudo llegar a un nivel de 89 puntos en su índice.

No obstante, la onza de oro continuaba con la excesiva apreciación generada por la demanda de mercados que buscaban protección, así llegó a colocarse en mil dólares, previo al inicio de los estímulos monetarios en Estados Unidos y al desplome de las tasas de la Fed hasta niveles inusualmente bajos cercanos al cero absoluto.

De la superburbuja, a los hiperprecios bajos
La burbuja de activos que se generó con tasas excesivamente bajas en los países industrializados incluyó a la onza de oro, señala Guillermo Barba, experto en mercado de metales.

De hecho, lo que sucedió fue una superburbuja, que llevó los precios de la onza de oro a casi 2 mil dólares en el año 2011, a partir de entonces empezó el descenso o el estallido de la burbuja del oro, mismo que todavía no se detiene.

Pero, la superburbuja del dólar podría llevar a un periodo de precios excesivamente bajos, o hiperprecios bajos como los califica.

Desde su perspectiva, el precio de la onza de oro podría llegar a niveles de 900 dólares por onza en los próximos meses.

También, señala que en un periodo de excesivo pesimismo el metal podría tocar los 700 dólares por unidad.

Por lo tanto, considera que la cotización de la onza de oro todavía se mantiene elevada y que la oportunidad de compra está presente ahora pero los precios bajarán más, por lo que las opciones para adquirir oro más barato se mantendrán por un tiempo.