Mercados

Mezcla de Pemex y onza de oro en Nueva York, pierden sus pisos

La tendencia actual de las materias primas en descendente, pero en el caso del petróleo y el oro, se ha agudizado por la caída en la demanda al mismo tiempo que el dólar se fortalece.
Álvaro Montero
Pemex. (El Financiero)

Pemex. (El Financiero)

La mezcla de petróleo de Pemex concluyó en su nivel más bajo de 14 semanas y al mismo tiempo rompió el soporte de 50 dólares.

Lo anterior, como consecuencia del fortalecimiento del dólar en medio de posibles aumentos en la producción de crudo a escala global.

Al mismo tiempo, la onza de oro cayó a su nivel más bajo desde el 22 de marzo de 2010, cinco años y cuatro meses, también por la fortaleza de la divisa verde.

De igual forma afecta el hecho de que el Banco Central de Estados Unidos pretende elevar sus tasas de interés este mismo año, lo que repercute en el interés por otro tipo de instrumentos de mayor rendimiento.

Mezcla de Pemex
La canasta de crudos mexicana reportó un caída de 1.60 por ciento, equivalentes a 80 centavos, para cerrar en 49.32 dólares por barril, su precio más bajo desde el psado 9 de abril.

La mezcla de Pemex ha registrado un mejor comportamiento durante 2015, respecto a los crudos referenciales como el WTI en Nueva York o el Brent de Londres.

Ambos acumulan pérdidas de 5.86 y 1.19 por ciento, respectivamente, mientras el producto nacional gana 8.51 por ciento.

La expectativa de que la oferta se incremente y se reduzca el mercado para los competidores, provoca que se reinicie una guerra de precios, como lo sucedido en el segundo semestre de 2014.

Las consultoras están reacomodando sus predicciones para el barril de petróleo en este año, algunas lo han bajado de 63 a 55 dólares, como es el caso de Business Monitor International Ltd., o de 57 dólares como lo ve Bank of America Merrill Lynch.

Arabia Saudita ya ha realizado rebajas para el siguiente mes en el mercado asiático, lo que desencadena las pujas por obtener mejor crudo a costos más bajos por parte de consumidores.

También es relevante el regreso de competidores “dormidos”, como es el caso de Irán.

Metal dorado

Por su parte la onza de oro registró un nuevo descenso, con lo que amplió su caída a ocho jornadas consecutivas de pérdidas.

Ayer retrocedió a mil 106.80 dólares, un declive de 2.22 por ciento, su mayor caída en términos porcentuales desde el 30 de abril.

El precio de la onza de oro se ha visto acechado por la Reserva Federal de Estados Unidos y su pretensión de incrementar las tasas de interés.

Así, la semana pasada cuando la presidenta del organismo, Janet Yellen hizo énfasis en el aumento de éstas para algún momento de 2015, le quitó con sus palabras todo el soporte que tenía el metal dorado, y provocó un éxodo de inversores en este instrumento.

En las operaciones después del cierre continuaba el descenso, el metal rompía el soporte de mil 100 dólares y caía a mil 97 unidades, y de no suceder algo en el entorno global que requiera un refugio financiero de emergencia, el precio continuará con el declive.