Mercados

La tendencia en los precios del petróleo

El "Rincón del experto" es un espacio dedicado a colaboradores externos, que son diestros en ciertos sectores financieros.
Rincón Del Experto
   [El convenio más activo del crudo WTI con liquidación en marzo aumentó 1.69 dólares a 97.41 dólares por barril./Reuters] 

[El convenio más activo del crudo WTI con liquidación en marzo aumentó 1.69 dólares a 97.41 dólares por barril./Reuters]

En todo el mundo la pregunta de hacia dónde irán los precios del petróleo aparece todos los días.

Por eso, es más que relevante seguir los pasos de uno de los jugadores más importantes: Arabia Saudita. En este espacio por ejemplo, hace un par de meses reprodujimos en el artículo “Nunca más petróleo a 100 dólares por barril” las declaraciones vertidas en ese sentido por el príncipe saudí Alwaleed bin Talal.

Pues bien, este pronóstico negativo se confirma ahora gracias a las palabras de otro árabe influyente, el Dr. Ibrahim Al-Muhanna, asesor del ministro de Petróleo y Recursos Minerales de Arabia Saudita.

Durante sus participación en un foro en Doha, Qatar, Al-Muhanna tocó el tema de las supuestas causas que tumbaron el precio del crudo.

Reconoció que los fundamentales de oferta y demanda no justificaban una caída tan precipitada. Sin embargo, descartó las “teorías conspirativas” de un acuerdo saudí-americano para atacar por esta vía a dos enemigos de Washington –Rusia e Irán, mientras al mismo tiempo los árabes se beneficiaban de aniquilar la costosa industria del petróleo “shale” estadounidense.

Para el experto todo se trató de cambios en las expectativas de demanda y oferta futuras y de “especulación”.

Al-Muhana se suma pues a la insistencia observada también en Bin Talal por desacreditar –sin habérsele preguntado, la idea del acuerdo entre ambas naciones socias para inundar de petróleo al mercado.
Una explicación no pedida que confirma las sospechas de conspiración. Es evidente que mantener una oferta elevada era parte del juego acordado para continuar deprimiendo los precios.

Por cierto, los inventarios de petróleo son tan abundantes que la capacidad de almacenamiento de Estados Unidos se está acabando, según la Agencia Internacional de Energía. Quizá por eso Al-Muhana prefirió evadir el tema del futuro que le espera a los precios del barril, porque ante este panorama la expectativa no puede más que ser negativa.

Si el barril cayera a nuevos mínimos cercanos a los 35 dólares, nadie debería sorprenderse. Lo anterior, a pesar de que en público Al-Muhana se diga optimista de que “la demanda será más fuerte”.

Lo opuesto es más certero: la economía global se seguirá desacelerando hasta caer en recesión.