Mercados

La mezcla mexicana de petróleo alcanzó por un instante los 55 dpb

La canasta de crudos mexicana tocó por un instante el soporte sicológico de 55 dólares, sin embargo, los precios internacionales la bajaron de dicho nivel, pero los conflictos geopolíticos seguirán empujandola.
Esteban Rojas
Plataforma de Pemex (Bloomberg)

Plataforma de Pemex (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Dicha cotización es la utilizada en los precriterios de política económica, base para desarrollar el presupuesto vigente para 2016.

De acuerdo con información publicada por Pemex, el precio del petróleo de la mezcla mexicana de exportación cerró el martes en 55.0 dólares por barril, lo que prácticamente iguala el objetivo propuesto en los precriterios para la elaboración del presupuesto de 2016.

El pasado 31 de marzo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), presentó al Congreso de la Unión el documento de pre criterios que servirán de marco para las políticas gubernamentales del próximo año.

En el documento se propone un precio promedio de la canasta de petróleo de exportación de México en 55 dólares por barril, precio que sustente el presupuesto para el año siguiente.Las cifras definitivas serán presentadas el próximo septiembre al Congreso, para su discusión y aprobación final en su caso.

Es una buena señal de que el desbalance entre la oferta y la demanda que dio origen al desplome en los precios del petróleo muestre señales de estarse corrigiendo, aunque todavía de manera lenta, lo que permite esperar una baja velocidad en su recuperación, con algunos ingredientes de cierta volatilidad.

El precio mínimo fue de 37 dólares
El precio de la mezcla mexicana de exportación tocó un mínimo en 37.36 dólares por barril, el pasado 21 de enero. A partir de esa fecha y hasta la actualidad se ha recuperado 47.22 por ciento.

En lo que va del año, la canasta de crudos de exportación presenta un avance de 21.01 por ciento, y su promedio se coloca en 46.01 dólares.

En los precriterios se estima que en el presente año, el precio de la mezcla promedie 50 dólares, aunque para efecto del presupuesto se tomó como referencia los 79 dólares a los que se lograron las coberturas petroleras.

De seguir recuperándose los precios del petróleo se podría disminuir el monto del recorte en el gasto público contemplado para el 2016, por un monto de 135 mil millones de pesos.

El recorte al gasto programado para el próximo año, es una extensión del aplicado a finales del pasado marzo por 124 mil millones de pesos.

Otro elemento nuevo, que puede hacer menos fuerte el apretón presupuestal, es la noticia de que el gobierno recibirá ingresos extraordinarios provenientes del Banco de México por 31 mil 449 millones de pesos, lo cuales se aplicarán a programas de infraestructura el próximo año.

La noticia no podrá ser mejor, dentro de un contexto en donde todavía prevalece incertidumbre en cuanto a la velocidad y profundidad de la recuperación del mercado petrolero.

El hecho de que la mezcla del petróleo haya tocado el objetivo para el presupuesto del próximo año no es para echar las campanas al vuelo, ya que todavía falta comprobar que se puede mantener por arriba de dicha marca.

Mezcla mexicana
Un ligero retroceso en la cotización de la mezcla mexicana de petróleo se registró durante la sesión de este martes.

El promedio del petróleo nacional quedó en 54.90 dólares por barril, lo que significó una variación de 20 centavos respecto al cierre de la sesión pasada.

En términos generales el mercado se mantuvo bajo la misma tónica, excepto por un proceso de toma de beneficios ante los aumentos registrados en las jornadas previas.

Aparentemente, el mercado se ha estabilizado entre 50 y 55 dólares por barril.

La estabilización de los precios del petróleo en el mundo, es un requisito indispensable para la recuperación esperada.

Los mercados esperaban apenas unas semanas antes lo peor, no se diga a principios de año cuando el escenario era muy pesimista.

Sin embargo, los conflictos geopolíticos se han encargado de estabilizar al mercado en primera instancia, mientras que el mercado hace lo propio con fundamentos como las expectativas climatológicas.