Mercados

Exceso de lluvia golpea a cultivos de café en Brasil; precio vuelve a ascender

Las cotizaciones del precio del café arábigo vuelven a robustecerse por el mal clima que azota a regiones de cultivo en Brasil, ahora por el efecto contrario que presionó en los primeros meses, que fue la sequía.
Álvaro Montero
[En los primeros 10 meses del ciclo 2012/2013las ventas de café subieron un 3.6%/Bloomberg] 

[Bloomberg]Las exportaciones de café robusta en marzo cayeron a 3.8 millones de sacos frente a los 4.2 millones de marzo del 2012.

CIUDAD DE MÉXICO.- El precio del café arábigo nuevamente sube por un aumento en la demanda de coberturas el hecho tuvo efecto tras de que las intensas lluvias en Brasil provocaron que se detuvieran prácticamente las labores en el campo, lo que se interpretó como una posible reducción en la producción y una oportunidad de obtener utilidades por parte de los inversionistas.

Ya en los primeros meses el producto había vivido efectos adversos en las mismas regiones cafetaleras de Brasil; recordemos que en la cosecha que acaba de terminar, el precio subió asimétricamente por problemas que impidieron llegar a los volúmenes previstos, primero por el caso de la enfermedad de la roya principalmente en Centroamérica y México, y la grave sequía que afectó a tierras cariocas en el primer trimestre de este año, lo que llevó al precio superar los dos dólares la libra después de 26 meses.

Lo anterior dañó los cafetales, por lo que se acortó el número de plantas para la actual producción cafetalera y evitó que el precio del grano descendiera más allá de 1.60 dólares por libra, por lo que tiene un rendimiento anualizado de 23.84 por ciento en este momento. Hoy el precio de la libra de café arábigo se encuentra en 1.68 dólares, cuando hace un año era de 1.3550 dólares.


En 2014 acumula un repunte de 52 por ciento, y promedia un precio de 1.69 dólares la libra, cuando el año anterior en el mismo lapso fue de 1.26 dólares, es decir, 25 por ciento menos.

Ahora, parte del sur de Brasil experimenta graves afectaciones climáticas, en esencia inundaciones, lo que dificultará el proceso de producción y presionaría los precios otra vez, como ya sucedió por los efectos contrarios.