En lo dicho, se opaca el brillo de la onza de oro
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

En lo dicho, se opaca el brillo de la onza de oro

COMPARTIR

···
Commodities

En lo dicho, se opaca el brillo de la onza de oro

A pesar de que el metal dorado se enfila a una ganancia trimestral de 7%, las expectativas en el mediano y largo son negativas para el metal dorado.

Efraín H. Mariano
28/03/2014
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MEXICO.--Como lo habíamos anticipado, el rally de inicios del año de la onza troy del oro carecía de fundamentos suficientes para ser considerado como tangible y sostenido.

Si bien es cierto que el contrato más activo del metal dorado se enfila a una ganancia trimestral de 7.7 por ciento, un rendimiento que por si sólo es generoso con relación a otros commodities, las expectativas para el oro son negativas en el mediano y largo plazo.

Las expectativas de que la Reserva Federal de Estados Unidos podría elevar sus tasas de interés antes de lo previsto y aplicar una política monetaria menos flexible, junto con la reciente apreciación del dólar y el aumento de la tasa referencial del bono a 10 del Tesoro, han eclipsado el brillo del oro en los mercados financieros y le han restando interés como una cobertura de refugio.

,,

Y es que al cerrar el viernes por debajo del soporte clave de mil 300 dólares por segunda jornada consecutiva –mil 294.30 dólares, su menor pizarra desde el 12 de febrero--, los analistas consideran que el metal dorado ha perdido fuerza y podría estabilizarse ahora sobre los mil 250 dólares.

Para Evy Hambro, operador de metales de BlackRock Inc., la onza troy de oro podría operar en un rango de mil 150 y mil 200 dólares en el mediano periodo. Golman Sachs va más allá y anticipa que el metal áureo concluirá el año por debajo de los mil dólares por primera ocasión desde el 2009.

Luego de que el metal dorado acumuló una ganancia de casi 16 por ciento en las 10 primeras semanas del año, en gran medida por factores especulativos y lo atractivo que resultaba comprar al metal dorado –tras el desplome de 28 por ciento que sufrió en el 2013, que fue su peor caída anual desde 1981--, el insumo se ha replegado con fuerza.

Exhibe un repliegue 7.1 por ciento desde que escaló aun máximo de seis meses, de mil 392.60 dólares, el 17 de marzo, enseguida que la Fed confirmó que las compras de bonos concluirían este año y que las tasas de interés aumentarían al inicio del 2015.

Esa combinación monetaria catapultó a la cotización del oro a un récord de mil 923.30 dólares en septiembre del 2011, un contexto que incluso, luce muy lejano de repetir en el largo plazo.