Mercados

En la semana, pérdidas
en energía y metales industriales

No fue una semana buena para los metales no ferrosos y la energía, sin embargo, los energéticos cortaron la mala racha que les venía acompañando.
Álvaro Montero
[Bloomberg] Mantuvo sus pronósticos de una expansión de la demanda global de petróleo de 840,000 bpd este año. 

Mala semana para los hidrocarburos (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La semana pasada el mercado de commodities tuvo saldos a la baja, principalmente en el sector energético, con descensos de casi 5 por ciento en los petroprecios.

Destacaron las cotizaciones del WTI y el Brent, mismas que lograron parar un descenso importante en el que tocaron mínimos de 28 meses. El petróleo texano cotizó incluso por debajo de los 80 dólares el barril.

El WTI cerró la semana con una caída de 3.58 por ciento, en 82.75 dólares; en el lapso redujo pérdidas de hasta 4.71 por ciento y recuperó el piso de 80 dólares.

En la misma línea el Brent rompió el soporte de 85 dólares, que luego recuperó, pero terminó con una pérdida de 4.88 por ciento, aunque llegó a ceder 7.13 por ciento.

Por el lado de los metales industriales, estos marcaron un declive general a excepción del aluminio que se apuntó una ganancia de 2.18 por ciento en la semana; el cobre, zinc y níquel cayeron 0.09, 2.81 y 4.12 por ciento, además del plomo y estaño con 1.62 y 4.43 por ciento.

En el mercado de metales de Londres la turbulencia financiera que azotó las bolsas accionarias también se reflejó en las materias primas.

Sin embargo, los activos de refugio fueron altamente demandados, lo que dio como resultado que el oro ganara en la semana 1.42 por ciento, en tanto la plata avanzó 0.16 por ciento, en los contratos de futuros.

Para los productos agrícolas el saldo de la semana fue mixto con un importante salto en el maíz, trigo y habas, los cuales ganaron 4.19, 3.51 y 3.17 por ciento, cada uno respectivamente; entretanto, el café, el cacao y el arroz acabaron minados con 4.42, 1.24 y 0.32 por ciento, en ese orden.

Cabe destacar que en general, los commodities, a excepción de los activos de refugio (metales preciosos) tienen una propensión de perdida ante la caída en el ritmo económico mundial, liderada por países como China y Alemania, motores de la economía mundial, que ha provocado una contracción en la demanda.