Mercados

En contra de los pronósticos, el oro pierde ‘brillo’ tras elecciones en EU

El precio de la onza de oro se ha desplomado a la par de que la renta variable se ha disparado en medio de los resultados de las elecciones presidenciales en Estados Unidos.
Álvaro Montero
Mauro Álvaro Montero
25 noviembre 2016 5:0
ME. ¿Creías que el oro nunca caía? Pues ahora lo hizo.

ME. ¿Creías que el oro nunca caía? Pues ahora lo hizo.

A pesar de que los analistas anticipaban una apreciación del oro después de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el metal registró un desplome después de los comicios, debido a un menor apetito por los activos de refugio.

Con ello, el oro se aleja del precio objetivo promedio que esperan los inversionistas para el cierre de año, el cual se ubica en mil 300 dólares, según un sondeo realizado por Bloomberg. Hace tres meses, los más optimistas, como Bank of America Merryll Lynch, anticipaban que el oro terminaría 2016 en un nivel de mil 500 dólares.

El menor apetito por el metal se debió a la sorpresiva cálida recepción que el mercado accionario de Estados Unidos dio a Trump, pues sus propuestas de mayor gasto en infraestructura,así como los recortes de impuestos, beneficiarían a las empresas.

En las últimas dos semanas, el oro se contrajo desde un precio de mil 305 dólares a los mil 182 dólares por onza este jueves en la cotización física, una baja de 9.45 por ciento en sólo 14 jornadas, un rally bajista que no se observaba desde la segunda mitad de junio de 2013.

Para el cierre de este año, el rango de las estimaciones para el metal se ubica entre mil 245 y mil 375 dólares por onza, un nivel por arriba del actual, en todos los casos.

El oro se había disparado en junio como consecuencia de la búsqueda de activos que protegieran a los inversionistas antes del referéndum en Reino Unido. El precio se elevó de un piso cercano a los mil 200 dólares hasta los mil 366 dólares. Sin embargo, el impacto del voto a favor del Brexit no fue el esperado, por lo que el precio comenzó a descender. Además, las cotizaciones recibieron la presión de la Reserva Federal que daba señales de una posible alza de tasas en ese entonces.

Las campañas electorales en Estados Unidos y su tono poco ortodoxo evitaron que el precio de la onza del metal dorado rompiera el nuevo piso de mil 300 dólares, lo que contribuyó para que los especialistas apuntaran a precios más altos en sus estimaciones. En el corto plazo, el ‘efecto Trump’ ha causado una reacción contraria a lo que se esperaba, sin embargo, la incertidumbre podría generar una apreciación del metal en lo que queda del año, según las estimaciones.