Mercados

El mercado petrolero descuenta inminente regreso de Irán

El retorno de Irán a los mercados petroleros incrementaría la oferta global; se calcula una oferta diaria de hasta 1.5 millones de barriles más de petróleo.
Antonio Sandoval
Irán

(Bloomberg)

El inminente regreso de Irán al mercado petrolero siguen impactando los precios del producto.

Durante la sesión del martes los petroprecios retomaron su trayectoria negativa y profundizaron los retrocesos reportados desde abril, mes clave en la trayectoria de los precios globales.

La cotización del WTI se acerca peligrosamente al soporte de 50 dólares por barril, ayer cotizó en 51.41 dólares, luego de un fuerte descalabro de 2.70 por ciento.

Desde finales del cuarto mes del año registra una caída de 15.99 por ciento.

En el caso del Brent, el ajuste negativo de ayer fue de 2.12 por ciento, lo que colocó al indicador en 57.05 dólares por barril; de abril a la fecha reporta un descenso de 14.57 por ciento.

Los mercados han empezado a descontar el inminente regreso de Irán a un mercado petrolero con amplia oferta, lo que marcaría el descenso de los precios si se mantiene el mismo escenario en el momento en que éste país empiece a bombear hidrocarburo.

Un funcionario de la Compañía Nacional de Petróleo de Irán declaró este miércoles que la producción de crudo iraní puede aumentar entre 500 mil y 600 mil barriles por día (bpd), confirmando las expectativas de mayores suministros con el paso de los meses, por parte de un país que cuenta con algunas de las mayores reservas petroleras del mundo.

Irán puede alcanzar los niveles previos a las sanciones, de hasta 4 millones de bpd en un periodo de seis a 12 meses si hay suficiente demanda, agregó el funcionario.

La mayoría de los analistas coinciden en que las primeras exportaciones de crudo iraní podrían ingresar al mercado global a principios de 2016, es decir, en sólo 5 meses.

Sin embargo, estimaron que los volúmenes adicionales variarán entre 300 mil y 700 mil barriles diarios.

Cualquier cantidad que sea significa más petróleo para un mercado ya de por sí sobreofertado.

El impacto para México

Es claro y directo, si hay más oferta petrolera global en una economía deprimida o con un crecimiento lento, los precios bajarán inevitablemente.

Ante dicho escenario, las expectativas para nuestro país en materia de ingresos petroleros no son positivas.

Irán es uno de los grandes países productores de la OPEP, antes de que fuera sancionado estaba colocado en el tercer sitio, sólo después de Arabia Saudita y Venezuela.

Además, cuenta con enormes reservas petroleras, las terceras más grandes del mundo.

El manual no escrito del mercado señala que el petróleo de Medio Oriente es más fácil de extraer y con alta calidad.

La mezcla mexicana de petróleo ha reaccionado en consecuencia, ayer se acercó al soporte psicológico de 50 dólares por barril.

De acuerdo con cifras de Pemex, quedó en 50.46 dólares, apenas el pasado 10 de julio cotizó por debajo de las 50 unidades y de continuar la trayectoria global del mercado, la mezcla volvería a bajar.

En el año su precio máximo fue de 59.45 dólares, registrado el 6 de mayo.