Mercados

China y cifras
de inventarios en EU hunden precios del petróleo

La producción diaria en Estados Unidos es de 9.17 millones de barriles, ya muy cerca de lo reflejado por Arabia Saudita, el principal productor del planeta, que elevó su cuota al mercado con 9.72 millones en enero pasado.
Antonio Sandoval
Barriles de petróleo de Pemex. (Bloomberg)

Barriles de petróleo de Pemex. (Bloomberg)

Las cotizaciones de los precios internacionales del petróleo volvieron este miércoles a la zona de fuertes pérdidas, golpeadas por factores como el ajuste de tasa de interés en China y las cifras de inventarios de petróleo en Estados Unidos.

Al final de las operaciones la cotización del WTI cayó 8.7 por ciento para finalizar en 48.45 dólares, mientras que el Brent tuvo un ajuste negativo de 6.5 por ciento y se colocó al cierre en 54.16 dólares.

El sector energético está presionado por las lecturas de inventarios de hidrocarburos en Estados Unidos, que mostraron un incremento a máximo histórico de las reservas de petróleo.

El hecho de que las reservas hayan subido nuevamente por cuarta semana consecutiva a máximos históricos le cayó de peso a los precios de los crudos.

Preocupa al mundo el Dragón Chino
Por su parte, el Banco Central Chino (PBOC) decidió recortar en medio punto porcentual la cantidad de dinero que los bancos deben mantener en reservas, el primer recorte general para ese sector en más de dos años y medio, al intensificar los esfuerzos por impulsar el crecimiento de la segunda mayor economía del mundo.

El Banco Popular informó que el encaje bancario será reducido en 50 puntos básicos y entrara en vigor a partir del 5 de febrero, lo que llevará la tasa de requerimiento de reserva para los grandes bancos a niveles de 19.5 por ciento.

La medida, que tuvo lugar menos de tres meses después de que China también redujo las tasas de interés por primera vez desde 2012, era ampliamente esperada por los inversores, que habían apostado a que la política monetaria tenía que flexibilizarse aún más para impulsar el crecimiento económico desde un mínimo nivel en 24 años.

Sin embargo, no deja de ser un factor de preocupación que confirma la desaceleración de la economía.

Además, las malas noticias continuaron; la producción manufacturera china se contrajo en enero, según el banco HSBC , lo que confirmaron las cifras oficiales del gobierno chino.

Inventarios de energía EU
Cifras del Departamento de energía de Estados Unidos indicaron que las existencias de petróleo llegaron a 413 millones de barriles la semana que concluyó el 30 de enero; es la segunda vez que se encuentra por arriba de los 400 millones de barriles.

La producción tuvo un ligero desliz de 0.39 por ciento, a 9.17 millones de barriles diarios (mbd), aunque prácticamente se encuentra en los niveles máximos históricos para la extracción en Estados Unidos, con lo que está muy cerca del segundo productor de petróleo en el mundo, Arabia Saudita, que también ya apretó las tuercas, al pasar de un bombeo de 9.5 mbd en diciembre a 9.72 mbd en enero.

Respecto a las importaciones estadounidenses, éstas se contrajeron 0.47 por ciento, a 7.39 mbd, desde 7.42 mbd, y en enero tuvieron un promedio de 7.24 mbd, cuando doce meses atrás fue de 7.47 mbd, lo que significa una reducción en la dependencia externa, mientras aumenta su capacidad de producción.

Los depósitos de gasolina subieron 0.98 por ciento, a 241 millones de barriles, rozando su máximo desde 1990 ubicado en 245 millones de barriles.

Mientras, el galón llegó a un precio de 1.50 dólares, después de haber tocado el mes pasado un mínimo de 6 años en 1.27 dólares.

La mezcla mexicana de petróleo se contrajo 3.04 por ciento, a 44.9 dpb, fue en menor proporción que los referenciales de Nueva York y Londres, ya que la ganancia del hidrocarburo árabe evitó un mayor declive en el crudo nacional.

El repunte del dólar frente a las principales divisas tiró las cotizaciones de las materias primas, liderando las caídas está el sector energético que como ya mencionamos está presionado por las lecturas de inventarios de hidrocarburos en Estados Unidos.

Le siguieron las caídas de los metales industriales y los commodities agrícolas.