Arancel de EU al azúcar mexicano llega en el peor momento
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Arancel de EU al azúcar mexicano llega en el peor momento

COMPARTIR

···
Commodities

Arancel de EU al azúcar mexicano llega en el peor momento

El impuesto le quita competitividad a los productores mexicanos, que deberán crear estrategias que los mantengan en el campo de las ventas, debido a que Estados Unidos compra la mayor parte de lo producido en México.

Mauro Álvaro Montero
27/08/2014
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MÉXICO.- El arancel a la exportación de azúcar mexicana a Estados Unidos llega en uno de los momentos más difíciles para la industria, ya que el precio internacional del producto se encuentra en una tendencia negativa.

En los últimos dos meses se registra un retroceso de poco más de 12 por ciento, comportamiento similar al de la mayoría de los commodities agrícolas, afectados por aumentos en la producción.

Incluso, a partir de 2011 los precios del azúcar presentan declives, a contracorriente de la producción.

,,

Entre agosto de 2011 y el mismo mes de 2014 el precio del endulzante en el Intercontinental Exchange de Nueva York pasó de 29.66 centavos por libra a 15.71 centavos, lo que significa una caída de 47.03 por ciento.

En contraste, cifras de la Agencia de Agricultura de Estados Unidos señalan que los inventarios se dispararon a niveles récord durante el mismo periodo analizado.

En 2011 se registraban en las existencias globales un total de 28.8 millones de toneladas , mientras que la cifra más actualizada en 2014 ubica los inventarios totales en 44.4 millones, 54 por ciento arriba de lo registrado tres años antes.

Así, la tendencia del precio internacional del azúcar junto con el nuevo arancel afecta las importaciones de azúcar mexicana y resta competitividad a los productores nacionales frente a los de otros países.

Para que el endulzante mexicano se mantenga como una opción viable para las industrias estadounidenses que lo compran, tendría que absorberse el arancel como si fuera un costo más y no agregarlo al precio final.