Mercados

Activos de refugio les resta atractivo la Reserva Federal de Estados Unidos

Las cotizaciones de los metales preciosos continúan hundiéndose ante la posibilidad del anuncio de un alza en las tasas de interés en Estados Unidos y se elimine la "paciencia" en el Fed.
Álvaro Montero
Fed

(Bloomberg)

Los metales preciosos recienten el que los inversores volteén hacía instrumentos de mayor riesgo en medio de la posibilidad de que una alza de tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos se esté retrasando ante las cifras del mercado inmobiliario que registraron en viviendas nuevas su mayor variación porcentual negativa en cuatro años con menos 17 por ciento.

Mientras las construcciones iniciales en febrero cayeron inesperadamente a un mínimo de 13 meses a 897 mil, cuando los sondeos proyectaban un descenso a mil 40, desde la cifra revisada de enero de mil 81 unidades.

Además, la brecha que existe entre las construcciones iniciales y los permisos de construcción se amplió, lo que da una señal de que la Fed pueda aguantar las tasas aun sin cambio un tiempo más.

El peso que tiene el sector de la construcción en las economías es fundamental en la toma de decisiones y este factor le quitó atractivo a los activos de refugio que continúan con una estrepitosa caída, en el caso del oro se acerca a su mínimo de casi cinco años en el mercado de futuros al cerrar las operaciones en mil 148.20 dólares la onza, lo que le significa una baja de 0.43 por ciento, y desde su máximo de mil 300 en enero pasado ha descendido 11.72 por ciento.

La plata se contrajo 0.25 por ciento a 15.562 dólares la onza, cerca de su mínimo de cinco años marcado hace una semana en 15.345 dólares; en enero alcanzó un máximo de 18.34 dólares, lo que le representa una pérdida desde ese momento de 15.17 por ciento.

El platino cayó 1.28 por ciento, y se sitúa en su nivel más bajo desde marzo de 2009 al cerrar en mil 93.70 dólares la onza.

A raíz de que los estímulos monetarios en Estados Unidos se terminaran, los precios de los metales preciosos se han ido a pique, con algunos destellos de alza, pero la realidad es que pierden terreno frente a otros instrumentos que pueden dar mejores dividendos, como lo hace hoy el mercado accionario.