Mercados

Cobre cae 1% y se
aleja de máximos de
dos semanas

Los precios de los metales cedieron las ganancias previas ante la caída en las acciones de China y después que su banco central decidiera fijar en un nivel más bajo el rango de cotización del yuan.
Redacción
23 febrero 2016 14:18 Última actualización 23 febrero 2016 14:29
Cobre

(Foto: Bloomberg/Archivo)

LONDRES.- Los precios de los metales industriales no lograron mantener las ganancias de la sesión previa, ante la caída en las acciones de China.

El mercado chino cayó después que su banco central decidiera fijar en un nivel más bajo el rango de cotización del yuan, reactivando las preocupaciones sobre la economía y el crecimiento de la demanda en el mayor consumidor mundial de metales industriales.

El precio del cobre referencial a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) cerró en baja de 1 por ciento y cerró en 4 mil 645 dólares por tonelada, tras haber subido el lunes hasta máximos de dos semanas a 4 mil 701 dólares.

En cuanto a otros metales básicos, el estaño subió 1.9 por ciento a 16 mil 025 dólares por tonelada tras escalar los 16 mil 200 dólares, su nivel más alto desde mediados de octubre.

El aluminio, por el contrario, perdió 1.7 por ciento y se negoció en mil 547 dólares, tras tocar un máximo de cuatro meses a 1.582 dólares. El zinc bajó 2.4 por ciento a mil 738 dólares, el plomo cedió 1 por ciento a mil 710 dólares, y el níquel cayó 1.7 por ciento a 8 mil 610 dólares.

La percepción positiva en torno a China después que el Banco Popular de China estableció este martes el nivel medio del rango de cotización de yuan en 6 mil 5273 unidades por dólar en el mercado abierto, un descenso de 0.,17 por ciento respecto del día anterior.

En tanto, las acciones chinas retrocedieron, ya que los inversores pusieron su atención en el resultado del Congreso Nacional del Pueblo que se realizará en marzo.

China representa casi la mitad del consumo mundial de cobre, estimado este año en cerca de 22 millones de toneladas.

El crecimiento de la demanda del metal se ha desacelerado en el país asiático y los suministros se han incrementado, lo que genera superávit en el mercado y presiona los precios.