Mercados

Cobre cierra al alza por anuncio de recorte de producción de China

Los planes de recortar la producción del metal rojo en 350 mil toneladas para 2016 y mayores compras para inventarios estratégicos impulsaron los precios de los metales básicos a su primera alza del mes.
Reuters
01 diciembre 2015 16:49 Última actualización 01 diciembre 2015 18:31
Cobre

(Foto: Bloomberg/Archivo)

LONDRES.- China continúa como un factor de volatilidad para los metales básicos y este día no fue la excepción. El aumento en los precios del cobre fue apuntalado por planes de recortes de producción y mayores compras gubernamentales del gigante asiático; sin embargo, el alza fue acotada por datos que mostraron que la actividad fabril china se desaceleró en noviembre.

Este día se anunció que diez importantes fundidoras de cobre de China, que consume casi la mitad del metal rojo en el mundo, dijeron que recortarían su producción en 350 mil toneladas para 2016, y pidieron además al gobierno que compre más materia prima para sus inventarios estratégicos.

La mala noticia fue que la actividad manufacturera de China se desaceleró a un mínimo de tres años en noviembre, de acuerdo con un sondeo oficial, lo que refuerza los argumentos para más medidas de estímulo. Esto refuerza los datos previos de un sondeo privado que indicó que la actividad fabril se contrajo en noviembre a un menor ritmo que en octubre.


De esta forma, las operaciones del cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) cerraron con un alza de uno por ciento, para quedar en los cuatro mil 632 dólares por tonelada.

Por su parte el níquel se recuperó 1.1 por ciento y alcanzo los ocho mil 980 dólares la tonelada, mientras que el zinc avanzó 0.8 por ciento hasta los mil 575 dólares. En tanto, el aluminio ganó 1.6 por ciento a mil 469 dólares la tonelada y el plomo tuvo un comportamiento más moderado al aumentar 0.2 por ciento a mil 649 dólares.

Otro factor que apuntaló los precios de los metales fue un ligero retroceso del dólar que ayudó al euro, ya que inversores que mantenían una expectativa de baja sobre la moneda única, ahora cuestionaban las expectativas de que el Banco Central Europeo anuncie una expansión de su programa de alivio cuantitativo el próximo jueves.