Mercados

China reduce en
50 puntos la tasa a
depósitos bancarios

La economía china enfrenta grandes dificultades en 2015, en la medida en que persiste la debilidad del mercado inmobiliario y las compañías siguen luchando por pagar deudas, junto con una vacilante demanda por exportaciones.
Agencias
04 febrero 2015 8:16 Última actualización 04 febrero 2015 8:17
El arte, mercado emergente en la sociedad china. (NYT)

El arte, mercado emergente en la sociedad china. (NYT)

PEKIN.- El Banco Central Chino (PBOC) decidió recortar en medio punto porcentual la cantidad de dinero que los bancos deben mantener en reservas, el primer recorte general para ese sector en más de dos años y medio, al intensificar los esfuerzos por impulsar el crecimiento de la segunda mayor economía del mundo.

En un comunicado, el Banco Popular informó que el encaje bancario será reducido en 50 puntos básicos y entrara en vigor a partir del 5 de febrero y llevará el ratio de requerimiento de reserva para los grandes bancos a un 19.5 por ciento.

La medida, que tuvo lugar menos de tres meses después de que China también redujo las tasas de interés por primera vez desde 2012, era ampliamente esperada por los inversores, que habían apostado a que la política monetaria tenía que flexibilizarse aún más para impulsar el crecimiento económico desde un mínimo nivel en 24 años.

Pero las malas noticias continuaron. La producción manufacturera china se contrajo en enero, según el banco HSBC y según el Gobierno chino.

Las reservas obligatorias son los depósitos que los bancos están obligados a mantener en el banco central, aunque los ratios de reservas obligatorias no son los mismos para todas las entidades. Las autoridades utilizan los ratios para frenar o para incentivar la concesión de créditos y aumentar o reducir la masa monetaria circulante.

El crecimiento de la segunda economía del planeta se ralentizó en 2014 al 7.4 por ciento, el mismo nivel de hace un cuarto de siglo, según datos gubernamentales. No obstante, el primer ministro chino, Li Keqiang, descartó en el reciente Foro Económico de Davos que el país se dirija a un aterrizaje brutal de su economía.