Mercados

Carrefour se hunde en Bolsa por menores expectativas de ventas

Las acciones de la minorista francesa cayeron este jueves a mínimos de tres años en la Bolsa, después que directivos anunciaran el martes que presentará un "plan de transformación" antes de finales de año en reacción a unos débiles datos de ventas del primer semestre.
Redacción
31 agosto 2017 8:11 Última actualización 31 agosto 2017 11:59
Carrefour

(Bloomberg)

Carrefour, el gigante francés de supermercados, se desplomó este martes más de 13 por ciento en Bolsa, un día después de presentar su reporte semestral de ganancias que decepcionó a los inversores y llevó a los directivos a anunciar que presentará un "plan de transformación" antes de finales de año.

Al cierre de la jornada en París, las acciones de Carrefour cayeron 13.13 por ciento, a 16.94 euros por papel, aunque al mediodía llegaron a bajar hasta un mínimo de 16.66 euros.

En lo que va de año los títulos de la firma acumulan un descenso del 35.32 por ciento, un mínimo desde 2013.

La empresa reportó el martes que su beneficio en la primera mitad del año fue de 154 millones de euros, un 34 por ciento  menos que en el mismo periodo de 2016, y eso pese a que la facturación aumentó un 6.2 por ciento, con 40 mil 552 millones de euros.

El resultado operativo corriente del primer semestre disminuyó 12.1 por ciento y quedó en 706 millones de euros, sobre todo por el recorte del 36.1 por ciento en Francia a 199 millones de euros y, en mucha menor medida del 3.7 por ciento en el resto de Europa, a 149 millones de euros.

En los países emergentes, el resultado operativo corriente creció 15.1 por ciento, hasta los 306 millones de euros, y el grueso vino de Latinoamérica, con 293 millones, un 7.5 por ciento más.

El nuevo presidente de Carrefour, Alexandre Bompard, anunció un plan de transformación" que se detallará antes de fin de año y del que ya avanzó varias pistas.

Bompard dijo que "Carrefour debe convertirse verdaderamente en (una empresa) omnicanal", "acelerar su transformación digital" pero también "reformar y adaptar" los hipermercados -bajo la presión del comercio electrónico en los productos no alimentarios-.

El directivo pretende además "simplificar la organización" para ganar agilidad, pero también "reforzar las sinergias entre los países, las entidades y los formatos".

El objetivo final es responder a las demandas del mercado y "aumentar la rentabilidad", el principal problema del grupo de distribución, como pusieron en evidencia las cuentas del primer semestre.

Con información de Bloomberg y Reuters