Mercados

Trump a la 'caza' de Lockheed Martin; acciones caen

Primero fue el fabricante de aviones estadounidense Boeing en sufrir el ataque del presidente electo Donald Trump, ahora tocó el turno al firma de defensa al publicar un 'tweet" en el que criticaba su contrato con el Gobierno para fabricar los aviones F-35. Las acciones llegarona desplomarse hasta un 5 por ciento.
Agencias
12 diciembre 2016 12:55 Última actualización 12 diciembre 2016 13:13
Avión de combate F-35, inmune al radar

Este avión de combate fue construido por la compañía Lockheed en Fort Worth, Texas, con la tecnología más avanzada del mundo.

Los títulos del grupo de defensa Lockheed Martin caían este lunes en la bolsa de Nueva York después de que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, publicara tweets donde señala que los costos del programa de cazas de combate F-35, el sistema más caro de armas del Pentágono, estaban “fuera de control”.

“Miles de millones de dólares pueden ahorrarse y se ahorrarán en compras militares (y otras) después del 20 de enero”, decía el mensaje de red social, en referencia al día de la inauguración. El ''tweet' vino después de comentarios similares que hizo el presidente electo por “Fox News Sunday”.

A las 13:00 hora local de la Ciudad de México, las acciones de Lockheed, con sede en Bethesda, Maryland, caían 2.5 por ciento, con un precio de 253.22 dólares.

Más temprano, las acciones de la empresa se desplomaron la Bolsa de Nueva York más de un 5 por ciento, en torno a los 246 dólares, con lo que su valoración bursátil bajó en apenas un par de horas más de cuatro mil millones de dólares.

La crítica de Trump volvió a mostrar su disposición a atacar directamente a las compañías.


La semana pasada fustigó a Boeing Co. por el presupuesto de desarrollo del nuevo avión presidencial, Air Force One, y previamente a United Technologies por el plan de transferir algunos empleos de Estados Unidos a México en su filial de acondicionadores de aire Carrier. Con posterioridad, Carrier redujo la magnitud de su mudanza de empleos tras recibir asistencia estatal de Indiana.

Al atacar a Lockheed, Trump apuntó al mayor contratista del gobierno, cuyos F-35, de 379 mil millones de dólares, serán empleados por la Fuerza Aérea, la Armada y la Infantería de Marina. Como muchos programas militares complicados, el avión ha padecido demoras y costos superiores a los presupuestados.

En octubre, el Pentágono dijo que necesitaría hasta 530 millones de dólares adicionales para terminar la fase de desarrollo del caza. La aprobación de los fondos adicionales probablemente sería la primera decisión relativa al F-35 en llegar al escritorio del próximo secretario de Defensa.

Ventas internacionales


El proyecto del F-35, la mayor fuente de ingreso y ventas internacionales de Lockheed, abarca una flota de 2.443 aviones para Estados Unidos, y más de 600 aviones adicionales para vender a aliados como el Reino Unido, Australia, Japón e Italia.

Lockheed y funcionarios de defensa han estado trabados en negociaciones acerca de las condiciones del décimo y mayor encargo de los aviones hasta la fecha. El Pentágono le hizo a la empresa un pago de mil 280 millones en noviembre para continuar la producción, mientras las partes elaboran un contrato valuado en siete mil 190 millones por 90 aviones, el mayor pedido hasta ahora.

Northrop Grumman Corp., otro contratista grande del F-35, caía 7.3 por ciento. United Technologies, cuya filial Pratt & Whitney fabrica motores para los aviones, retrocedía menos de 1 por ciento.

Con información de Bloomberg