Mercados

Fed requerirá de cinco años para reducir su balance: Bullard

El balance actual de la Fed es de aproximadamente 4.5 billones de dólares, principalmente en bonos y deuda gubernamental. En virtud de lo cual, la Fed se ha dado a la tarea de diseñar un plan que les permita normalizar su tenencia de activos, sin afectar la actividad económica.
Reuters
29 junio 2017 13:37 Última actualización 29 junio 2017 14:43
 [James Bullard, presidente de la Reserva Federal (Fed) de San Louis / Bloomberg]  

[Bloomberg] La Fed aseguró que podría incrementar el ritmo de compra de bonos dependiendo.

El presidente de la Reserva Federal de St. Louis, James Bullard, estimó que tomará al menos cinco años para que el banco central estadounidense reduzca su balance hacia un tamaño que le daría espacio para emprender un nuevo alivio cuantitativo si es necesario.

"No importa cuánto lo recortes, estás hablando probablemente de al menos cinco años para llegar a un tipo de tamaño del balance que sea más convencional y nos dará espacio si queremos hacer un alivio cuantitativo de nuevo en el futuro", afirmó Bullard en un evento en Londres.

El funcionario explicó también que la política monetaria de la Fed puede mantenerse en un camino propio respecto de otros bancos centrales, pero se necesitan sólidos datos económicos para que eso siga.

"Estados Unidos está de alguna manera tratando de ir solo (...) que es algo que podemos hacer y ciertamente ya hemos hecho históricamente", dijo el funcionario del banco central estadounidense en un evento en Londres.

"Pero si quieres ir por tu cuenta en este ambiente necesitas que hayan cifras sólidas que te apoyen y justifiquen lo que quieres hacer", añadió.

Los miembros del Comité de la Reserva Federal estudian la mejor forma de normalizar la exagerada política expansiva (o como le han llamado, la política acomodaticia) que se instrumentó después de la crisis sistémica de 2008, consistente en llevar el objetivo de la tasa de Fondos Federales (la tasa de interés a un día) a un rango de entre 0.00 y 0.25 por ciento anual, el más bajo de la historia, e inyectar liquidez al sistema financiero en una magnitud nunca antes vista, comprando en el mercado abierto bonos soberanos y valores respaldados con hipotecas, lo que se tradujo en una expansión del balance de la Fed desde un tamaño de menos de un billón de dólares a 4.5 billones (lo que equivale a poco más de una cuarta parte del tamaño de la economía, 26.7 por ciento).