Mercados

Brillo del oro pierde 0.4% por alza de bolsas y dólar fuerte

Debido a la fortaleza del dólar y las acciones, el oro cerró con una baja de 0.4 por ciento para quedar en mil 132.80 dólares por onza, alejándose de sus máximos de casi tres semanas de la sesión previa.
Reuters
21 septiembre 2015 17:46 Última actualización 21 septiembre 2015 18:34
oro

El contrato del oro para entrega en diciembre en Estados Unidos cerró con un baja 0.4 por ciento. (Bloomberg)

NUEVA YORK, 21 sep .- El oro se alejó el lunes de máximos de casi tres semanas de la sesión previa, ya que la fortaleza de las acciones y el dólar presionaron el precio del metal, luego que el pasado viernes había sido impulsado por la decisión de la Reserva Federal (Fed) de la semana pasada de mantener sin cambios sus tasas de interés.

En el mercado de Nueva York, el contrato del oro para entrega en diciembre en Estados Unidos cerró con un baja 0.4 por ciento para quedar en los mil 132.80 dólares por onza.

El metal precioso subió con fuerza después de que la Fed decidió no elevar las tasas el jueves, tocando máximos de mil 141.50 dólares al día siguiente, aunque ahora se ha replegado por debajo de ese nivel.


Para James Steel, analista y jefe de metales de HSBC Securities, "la debilidad del euro y una pequeña recuperación de los mercados accionarios le han robado (al oro) un poco de energía".

En su análisis agrego que "el hecho de que la Fed no subió las tasas de interés la semana pasada ha ofrecido una suerte de respaldo de largo plazo al mercado".

En este sentido, el oro se ha negociado en un rango estrecho de precios en lo que va del mes ante la incertidumbre sobre si la Fed elevaría los tipos de interés por primera vez en casi una década, lo que elevo su atractivo de mantener el lingote toda vez que este activo financiero no devenga intereses y de paso apuntala al dólar.

Como todavía se espera que la Fed eleve las tasas de interés este año, el oro podría ser presionado de nuevo.

El presidente de la Fed de Atlanta, Dennis Lockhart, dijo que las seis semanas que faltan para que la Fed se vuelva a reunir en octubre pueden no ser suficientes para calmar la preocupación por la economía mundial y los posibles riesgos para la recuperación de la actividad económica en Estados Unidos.