Mercados

Bolsas europeas bajan empujadas por caídas de materias primas

Las operaciones bursátiles en el continente europeo se dieron en terreno negativo y así cerraron la sesión, encabezadas por los sectores minería y energía que se ven directamente impactados por la debilidad de los precios de las materias primas por el menor crecimiento de la economía china.
Reuters
30 diciembre 2015 13:3 Última actualización 30 diciembre 2015 13:19
[La incertidumbre predominó en Europa a causa del posible cambio en la política monetaria estadounidense. / Bloomberg] 

[La incertidumbre predominó en Europa a causa del posible cambio en la política monetaria estadounidense. / Bloomberg]

LONDRES.- Las acciones europeas cerraron con pérdidas en la jornada del miércoles, encabezadas por los sectores minería y energía, que sufrieron el impacto de la debilidad de los precios de las materias primas por el menor crecimiento de la economía china.

El índice paneuropeo FTSEurofirst-300 cerró con una caída de 0.53 por ciento a mil 445.42 puntos, mientras que el Euro Stoxx-50 de los principales valores de la Zona Euro bajó 0.79 por ciento.

El referencial británico FTSE-100 perdió 0.64 por ciento, mientras que su par alemán Dax cedió 1.08 por ciento.


"La actual debilidad del precio del petróleo está arrastrando a los mercados a la baja", dijo John Plassard, ejecutivo de ventas de acciones en Mirabaud Securities.

El precio del Brent bajó hasta cerca de mínimos de 11 años tras un informe que mostró un crecimiento de los inventarios de petróleo en Estados Unidos y luego que Arabia Saudita reiteró su compromiso de mantener su producción de crudo.

Esto hizo caer a las acciones de petroleras como BP y Total, mientras que el sector minero británico también bajó debido a las persistentes preocupaciones por una desaceleración en China, el mayor consumidor mundial de metales.

El analista de Spreadex Connor Campbell agregó que una advertencia de la jefa del Fondo Monetario Internacional en un artículo publicado el miércoles en un diario alemán sobre el decepcionante crecimiento económico esperado para 2016 sumó presión sobre el mercado.